31 meses de observación ininterrumpida de los observadores lunares de la LIADA. Nuestro aporte al enigma de los fenómenos lunares transitorios en “THE LUNAR OBSERVER” de febrero 2018

Como una buena tradición, proseguimos reportando las apariciones de nuestros reportes en la “biblia lunar”, la revista “The Lunar Observer” de la Lunar Section de la ALPO (Association of Lunar and Planetary Observers).

La revista se puede descargar de la web de ALPO:  http://alpo-astronomy.org /y también del siguiente link:

https://drive.google.com/file/d/1AwxGuVxsxh1KkqhxZ0cGtI6SGUJf3Plt/view?usp=sharing

En las páginas 7 y 8 se incluye un texto de nuestra autoría sobre Anaxágoras que ya ha sido publicado en una entrada anterior.

En la sección “Lunar Topographical Studies”, pág.11 y siguientes, se incluyen las siguientes observaciones:

ALBERTO ANUNZIATO – ORO VERDE, ARGENTINA. Digital image of Anaxagoras.

MAURICE COLLINS – PALMERSTON NORTH, NEW ZEALAND. Digital images of 9 & 12 day moon.

WALTER ELIAS – ORO VERDE, ARGENTINA. Digital image of Alphonsus, Aristarchus(2), Grimaldi & Montes Apenninus.

HOWARD ESKILDSEN – OCALA, FLORIDA, USA. Digital images of Arist illus & Proclus.

RICHARD HILL – TUCSON, ARIZONA, USA. Digital images of Bullialdus, Delanbre, Endymion, Gutenberg, Montes Caucasus, Ptolemaeus, Rupes Recta & Rimae and Rilles(65).

DAVID TESKE – LOUISVILLE, MISSISSIPPI, USA. Digital images of Mons Gruithuisen domes(5).

 

Y en la página 12 las siguientes fotografías de Walter Elias:

Alphonsus:

Montes Appeninus:

A partir de la página 15 se incluyen nuestros aportes a la Sección “Lunar Geological Change Detection Program”:

Observations received so far, for December, have come from: Jay Albert (Lake Worth, FL, USA – ALPO) who observed Aristarchus, Censorinus, earthshine, Grimaldi, Herodotus, Hipparchus, Picard, Torricelli B, and Vallis Schroteri. Alberto Anunziato (Argentina, AEA) observed Aristarchus and Plato. Francisco Alsina Cardinalli (Argentina, AEA) imaged Plato. Maurice Collins (New Zealand, ALPO/BAA/RASNZ) who imaged Aristarchus, earthshine, and took some whole lunar disk images. Anthony Cook (Aberystwyth/Newtown/Mundesley, UK – Abeystwyth University/ALPO/BAA) imaged several features and videoed earthshine. Rob Davies (UK – NAS) imaged Aristarchus, David Durate and Romualdo Caldas (Brazil, EXOSS) videoed earthshine. Walter Elias (Argentina –AEA) imaged Aristarchus, Alphonsus, and Grimaldi. Valerio Fontani (Italy – UAI) imaged Bullialdus. Les Fry (NAS) imaged Copernicus and several features. Nick James (UK – BAA) videoed earthshine. Tim Haymes (UK – BAA) videoed earthshine. Tom Moran (UK – BAA) videoed earthshine. Stefan Sposetti (Switzerland – GLR) videoed earthshine. Derrick Ward (BAA) imaged Mons La Hire and Plato. Luigi Zanatta (Italy, UAI) imaged the lunar south pole area. Marcello Zurita videoed earthshine (Brazil, EXOSS).

Anthony Cook eligió tres observaciones nuestras para analizar reportes históricos de fenómenos lunares transitorios. Las tres observaciones son sumamente interesantes para comprender cómo funciona el programa:

Plato (págs.16/17) por Francisco Alsina Cardinali:

El observador norteamericano de 1966 reporta que observa muy difusa la pared NNE de Plato, aunque puede ver con claridad 4 pequeños cráteres en el interior del circo. La imagen muestra claramente los cuatro “craterlets” pero la pared NNE se ve con claridad, por lo que el hecho de haber aparecido en las mismas condiciones de iluminación en 1966 como difusa parece ser un evento que calificaría como FLT, por que en cierta manera es una confirmación de que el observador de 1966 no confundió el aspecto ordinario de Plato con algo anormal.

Grimaldi (pág.18) por Walter Elias:

Un observador de 1938 registró un ligero matiz verdoso que no aparece en la imagen de 2018, por lo que el color en Grimaldi en 1938 no sería normal.

Plato (págs. 18/19) por Alberto Anunziato:

El famoso selenólogo alemán Gruithuisen reportó en 1825 que la parte oeste del suelo de Plato era más brillante que la parte este. Una observación visual apoyada en una mapa ALPO de Plato encontró que en las mismas condiciones de iluminación la parte oeste es más oscura que la este, y se registró la frontera entre ambas partes. El director del programa encontró una fotografía de Plato que coincide exactamente con nuestra observación visual, por lo que es muy probable que Gruithuisen observara el aspecto normal del suelo de Plato en ese momento de la lunación y no un FLT.

Tres ejemplos de la importancia de la observación para la ciencia lunar, observación que no necesita de los parámetros de la astrofotografía sino de la exactitud de lo que se observa.

Anuncios

La superluna azul del 31 de enero

 

Mucho se habló sobre la luna en perigeo que coincidió con la una segunda luna llena en el mismo mes (lo que los anglosajones llaman “blue moon”). Esta imagen de Walter Latrónico y Walter Elias de la Asociación Entrerriana de Astronomía muestra a la luna verdaderamente azul. Sabemos que la Luna tiene colores, pero muy atenuados (salvo el suelo anaranjado que se encontraron los tripulantes del Apollo XVII) y que dependen de las condiciones de iluminación. Solo saturando el color de una imagen se pueden percibir los lugares donde hay tonalidades más fuertes. En esta imagen se muestran numerosas zonas en las que predomina el color azulado, como Aristarchus, Anaxágoras y Tycho. Sin duda, lo que más resalta es un parche oscuro que coincide con la superficie de un mar. Se trata de Mare Tranquilitatis, el lugar de aterrizaje de la primera misión tripulada que pisó la Luna (Apollo XI). La diferencia de tonalidad de esta gran planicie de basalto volcánico es la presencia de óxido de titanio (TiO2).

Se registra el lento alejamiento de la Luna

Una estructura fosilizada registra el lento alejamiento de la Luna respecto de la Tierra

por Amelia Ortiz · Publicada 8 febrero, 2018 ·
8/2/2018 de CU Boulder / Geophysical Research Letters


La Luna posee un abultamiento ecuatorial fósil, una estructura que solidificó hace más de 4 mil millones de años. Fuente: UC Boulder.

Un estudio proporciona datos nuevos sobre el abultamiento ecuatorial excesivo de la Luna, una estructura que solidificó hace más de 4 mil millones de años, mientras la Luna se alejaba gradualmente de la Tierra. La investigación determina los parámetros relacionados con la rapidez de recesión de la Luna y sugiere que la hidrosfera del planeta naciente no existía o todavía estaba congelada en aquél momento, apoyando de manera indirecta la teoría de que el Sol era más débil , emitiendo alrededor de un 30 por ciento menos energía que en la actualidad.

La Luna se aleja de la Tierra actualmente a un ritmo de 4 cm por año, según las observaciones realizadas con láser en espejos lunares instalados por la misiones Apollo. La recesión es resultado de la interacción gravitatoria o de marea entre la Tierra y la Luna. El mismo proceso frena la rotación de la Tierra y aumenta la duración del día. Sin embargo, la recesión de la Luna primitiva es todavía desconocida en gran parte.

La rotación de la Luna la achata por sus polos y produce un abultamiento en su ecuador. El abultamiento tendió a reducirse ajustándose a la disminución de la fuerza de rotación mientras se alejaba de la Tierra y reducía su ritmo de rotación, hasta que la Luna se enfrió, quedando solidificado con un abultamiento permanente en su corteza, creando el llamado abultamiento fósil.

Utilizando un modelo dinámico, Shijie Zhong (CU Boulder) y sus colaboradores determinaron que la formación del abultamiento fósil fue muy lenta, durante varios cientos de millones de años, y en una época en la que no existía agua líquida en la Tierra que pudiera disipar energía en respuesta a las fuerzas de marea.

[Fuente]

Rayos de anortosita en el borde de Anaxágoras

Traducción del texto aparecido en “The Lunar Observer” de Febrero 2018

A colongitud 84.1º, iluminación de 99.4%, los rayos brillantes son el espectáculo por excelencia de la superficie lunar. A menudo se ha comparado a Anaxágoras con Tycho por su sistema de rayos brillantes, extenso y simétrico, aunque en el caso de Anaxágoras nos contentamos con imaginar los rayos que se extienden por la cara oculta, ya que al estar cerca del polo norte no son visibles desde nuestro planeta.

A la izquierda debajo de Anaxágoras está Timaeus, que parece tener la forma de un cráter de rayos brillantes, cuyos rayos se confunden con los de Anaxagoras pero se distingue su manto de eyección. Pero Timaeus no está en la lista de cráteres de rayos brillantes de ALPO, por lo que debe ser una ilusión causada por la luna llena.

A pesar de la magnificencia de las eyecciones de Anaxágoras, lo más interesante de la imagen se planteó inicialmente como un enigma. ¿Dos rayos brillantes surgen del centro del cráter y se extienden hacia afuera? Lo primero que pensé fue que eran un artefacto de la imagen, pero en el video que dio origen al apilado (obtenido con AutoStakker) se percibían, aunque débilmente. Busqué y busqué en mis pocos libros (aquellos que nos acercamos a los 50 buscamos primero en los libros)… nada. Así que di el paso de Google… nada. Hasta que probé a buscar imágenes de Anáxagoras y encontré la Lunar Picture of the Day (LPOD) del 28 de mayo de 2012 (https://lpod.wikispaces.com/May+28%2C+2012 ), en la que pueden verse “dos zonas anchas de material en la pared oeste que continúan más allá del borde de la pared exterior”, en palabras de Chuck Wood, “muy probablemente las zonas en la pared son material brillante (por ende anortosita) eyectado durante la formación del cráter”. Lo que yo había considerado como material brillante por ser material pulverizado en la eyección, era brillante per se, al ser el tipo más antiguo de roca lunar, el material que formó la corteza lunar y que se conserva en la superficie de las tierras altas. Quizás el brillo de estos extraños rayos se deba a ambos motivos: 1) material intrínsecamente brillante, anortosita eyectada desde la corteza por un impacto copernicano, y por eso reciente (que Wood considera oblicuo), 2) material que todavía no se ha oscurecido por el clima espacial, como todos los rayos brillantes. Por eso es que ambos rayos interiores aparecen más brillantes que el pico central, que también sabemos que es puro anortosita.  NASA había seleccionado el pico central de Anaxagoras como una Region of Interest para el cancelado Programa Constellation, ya que obtener muestras de esa área era una oportunidad de acceder a la corteza lunar original.

Estos dos extraños rayos interiores apuntan hacia el área entre Philolaus y Mouchez en la que impactaron las sondas gemelas GRAIL el 17 de diciembre de 2012.

Name and location of observer: Alberto Anunziato (Oro Verde, Argentina).

Name of feature: Anaxagoras.

Date and time (UT) of observation: 12-03-2017-04:14.

Size and type of telescope used: 105 mm. Maksutov-Cassegrain (Meade EX 105).

Medium employed (for photos and electronic images): QHY5-II.

La Luna creciente desde Popayán

Jairo Andrés Chavez continúa sus observaciones lunares para la Sección Lunar de la LIADA y los programas de observación de la ALPO (Association of Lunar and Planetary Observers) desde Popayán, Colombia.

Fotografías correspondientes al 23 de enero de 2018:

LUGARES OBSERVADOS
CRATERES…
ARISTOTELES, MANILLIUS, MAUROLYCUS,
MARES
SERENITATIS, TRANQUILITATIS, VAPORUM

Fotografías del 24 de enero de 2018:

EQUIPO….. TELESCOPIO DOBSON TRUSS 10″
LENTE……….10mm
CAMARA…HY360
ISO ,…………200 ajuste -3

JAIRO ANDRES CHAVEZ E.
Director – Astro-Camping
Coord. Zona Sur-Fundacion Coheteria C 3

Tubos de lava cerca del polo norte lunar

Posibles entradas a tubos de lava descubiertas cerca del polo norte de la Luna
15/1/2018 de SETI Institue


La imagen muestra algunas de las posibles claraboyas de tubos de lava del cráter Philolaus, cerca del polo norte de la Luna. Crédito: (NASA/Lunar Reconnaissance Orbiter/SETI Institute/Mars Institute/Pascal Lee.

Investigadores del Instituto SETI y el Instituto de Marte han anunciado el descubrimiento de pequeñas fosas en un gran cráter cerca del polo norte de la Luna, que podrían ser entradas a una red subterránea de tubos de lava. Las fosas han sido identificadas en imágenes del orbitador Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de NASA. Si existe hielo de agua presente, estas posibles entradas o claraboyas de los tubos de lava podrían permitir a los futuros exploradores acceder con mayor facilidad al hielo subterráneo, y por tanto al agua, que si tuvieran que excavar el regolito arenoso rico en hielo de los polos lunares.

Las fosas nuevas han sido identificadas en la parte noreste del fondo del cráter Philolaus, un cráter de impacto de 70 km de diámetro situado a 72.1oN, 32.4oW, a unos 550 km del polo norte de la Luna, en la cara visible lunar. Las fosas parecen depresiones sin borde pequeñas, típicamente de entre 15 y 30 metros de diámetro, con interiores completamente oscuros. Las fosas se hallan en secciones de canales sinuosos que se cree que son tubos de lava colapsados, o parcialmente colapsados, por los que en el pasado corrían ríos de lava.

[Fuente]