La corteza lunar volvió a emerger luego de formarse a partir del océano de magma

Gráfico de la formación de la corteza lunar

Crédito: The University of Texas at Austin/Jackson School of Geosciences.

La Luna tuvo un comienzo difícil. Formada a partir de un fragmento de nuestro planeta despedido  por una colisión planetaria, pasó sus primeros años cubierta por un océano global de magma fundido antes de enfriarse y formar la superficie serena que conocemos hoy en día.

Un equipo de investigación dirigido por la University of Texas/ Jackson School of Geosciences recreó en el laboratorio el derretimiento magmático que una vez formó la superficie lunar y descubrió nuevas ideas sobre cómo se formó el paisaje lunar moderno. Su estudio muestra que la corteza de la Luna inicialmente se formó a partir de rocas que flotaban en la superficie del océano de magma y se enfriaron. Sin embargo, el equipo también descubrió que uno de los grandes misterios de la formación del cuerpo lunar -cómo podría desarrollar una corteza compuesta de un solo mineral- no puede explicarse por la formación inicial de la corteza y debe haber sido el resultado de algún evento secundario .

Los resultados fueron publicados el 21 de noviembre en el Journal for Geophysical Research: Planets.

“Es fascinante para mí que haya un cuerpo tan grande como la Luna completamente fundido”, dijo Nick Dygert, profesor asistente de la University of Tennessee- Knoxville, quien dirigió la investigación mientras era investigador postdoctoral en el Departamento de Ciencias Geológicas. “Que podamos realizar estos experimentos simples, en estas diminutas cápsulas aquí en la Tierra y hacer predicciones de primer orden sobre cómo habría evolucionado un cuerpo tan grande es una de las cosas realmente emocionantes de la física mineral”.

Dygert colaboró ​​con el Profesor Asociado de la Jackson School Jung-Fu Lin, el Profesor James Gardner y el estudiante de doctorado Edward Marshall, así como Yoshio Kono, un científico del Geophysical Laboratory de la Carnegie Institution de Washington.

Grandes porciones de la corteza de la Luna están compuestas en un 98% por plagioclasa, un tipo de mineral. Según la teoría predominante, cuestionada por el estudio, la pureza se debe a que la plagioclasa flota en la superficie del océano de magma durante cientos de millones de años y se solidifica en la corteza de la Luna. Esta teoría se basa en que el océano de magma tiene una viscosidad específica, un término relacionado con la fluidez del magma, que permitiría que la plagioclasa se separe de otros minerales densos con los que cristalizó y ascienda a la cima.

Dygert decidió probar la plausibilidad de esta teoría midiendo directamente la viscosidad del magma lunar. La hazaña consistió en recrear el material fundido en el laboratorio mediante la fusión instantánea de polvos minerales en proporciones lunares en un aparato de alta presión en una instalación de sincrotrón, una máquina que dispara un rayo concentrado de rayos X de alta energía y luego mide el tiempo.  Se necesitó una esfera resistente a la fusión para hundirse a través del magma.

“Anteriormente, no había datos de laboratorio para respaldar modelos”, dijo Lin. “Así que esta es realmente la primera vez que tenemos resultados experimentales de laboratorio confiables para comprender cómo se formó la corteza y el interior de la Luna”.

El experimento descubrió que el magma derretido tenía una viscosidad muy baja, en algún lugar entre la del aceite de oliva y la del jarabe de maíz a temperatura ambiente, un valor que habría respaldado la flotación de la plagioclasa. Sin embargo, también habría llevado a la mezcla de plagioclasa con el magma, un proceso que atraparía otros minerales entre los cristales de plagioclasa, creando una costra impura en la superficie lunar. Debido a que las investigaciones basadas en satélites demuestran que una porción significativa de la corteza en la superficie de la Luna es pura, un proceso secundario debe haber expuesto una capa más profunda, más joven y más pura de la corteza de flotación. Dygert dijo que los resultados apoyan un “vuelco cortical” en la superficie lunar donde la vieja corteza mixta fue reemplazada por depósitos jóvenes, flotantes y calientes de plagioclasa pura. La corteza más vieja también podría haber sido erosionada por los asteroides que chocan contra la superficie de la Luna.

Dygert dijo que los resultados del estudio ejemplifican cómo los experimentos a pequeña escala pueden conducir a una comprensión a gran escala de los procesos geológicos que construyen cuerpos planetarios en nuestro sistema solar y otros. “Veo a la Luna como un laboratorio planetario”, dijo Dygert. “Es tan pequeño que se enfrió rápidamente, y no hay atmósfera o placas tectónicas para aniquilar los primeros procesos de evolución planetaria. Los conceptos que se describen aquí podrían aplicarse a casi cualquier planeta”.

Traducción de:

https://www.sciencedaily.com/releases/2017/11/171121132524.htm

Anuncios

Rusia encierra a seis tripulantes para simular un vuelo a la Luna

Astronoticias LIADA
“Semper Observadum”
https://sedaliada.wordpress.com/

por Amelia Ortiz · Publicada 9 noviembre, 2017 ·
9/11/2017 de Phys.org


La tripulación que participa en esta fase del programa SIRIUS, que incluye a cinco rusos y un alemán, tres hombres y tres mujeres. Fuente: Phys.org .

Tres hombres y tres mujeres fueron encerrados en una nave espacial artificial en Moscú el pasado martes, para simular un vuelo de 17 días a la Luna, como preparación de misiones de larga duración. El experimento es el primero de varios del programa SIRIUS, que a lo largo de cinco años irá incrementando gradualmente el experimento de aislamiento a 365 días.

El Instituto de Problemas Biomédicos de Rusia se ha asociado con NASA para el proyecto que recrea las condiciones de un vuelo a la Luna, un giro a su alrededor y viaje de regreso a la Tierra. Oleg Orlov, director del proyecto, informó de que se realizaría en paralelo al desarrollo de una nave de espacio profundo. “A mediados de la década de 2020 probablemente estemos listos para el vuelo real”, comenta.

Entre los objetivos del experimento están el descubrir si la proporción entre géneros es óptima para una misión de larga duración, según Orlov. “Es la primera vez en la historia rusa o soviética que una tripulación espacial ha incluido a más de una mujer”, señala el psicólogo del proyecto Vadim Gushchin. La mayoría de la tripulación son investigadores o cosmonautas rusos en entrenamiento. Sólo hay un extranjero, un alemán.

El equipo ha sido encerrado en un módulo de 250 metros cúbicos después de prometer hacer todo lo necesario para completar su misión, que también examinará los efectos psicológicos y físicos del aislamiento. “Estoy convencido de que seremos capaces de completar todas nuestras tareas”, afirmaba el comandante Mark Serov antes de desaparecer en el interior de módulo.

Vicepresidente de EEUU promete volver a la Luna

Fuente:

http://www.lanacion.com.ar/2069503-una-base-en-la-luna-para-llegar-a-marte-como-es-la-nueva-idea-de-los-eeuu

El vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, prometió hoy llevar nuevamente astronautas a la Luna, pero “no solo para dejar huellas y banderas, sino para construir las bases que se necesitan para enviar a los estadounidenses a Marte y más allá”.

En un discurso ante el Consejo Nacional Espacial en Chantilly, en el estado de Virginia, el político republicano prometió volver a llevar “estadounidenses a la Luna”, algo que significa transportar humanos más allá de la órbita terrestre por primera vez desde 1972.

“Eso significa establecer una renovada presencia estadounidense en la Luna, un objetivo estratégico crucial. Y desde la base de la Luna, será la primera nación en llevar humanos a Marte”, concluyó el vicepresidente, citado por la agencia EFE.

El presidente Donald Trump nominó en septiembre pasado al congresista republicano Jim Bridenstine como nuevo administrador de la Agencia Espacial estadounidense (NASA), aunque su designación depende aún de la aprobación del Senado. Como miembro del Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara baja estadounidense, Bridenstine se centró en revitalizar la NASA con la presentación de un proyecto legislativo dirigido a ese fin, que lleva por nombre “Ley del Renacimiento Espacial Estadounidense”. Asimismo, se destacó por su defensa de las empresas comerciales para el espacio y declaró que el gobierno de su país “entiende que en el futuro, e incluso hoy, será un cliente de servicios espaciales rutinarios, no un proveedor”.

En el encuentro desarrollado en Virginia, los CEOs de empresas aeroespaciales como Lockheed Martin, Boeing y Orbital ATK, manifestaron compartir los deseos de explorar el espacio.

“No hay nada más inspirador que el programa espacial”, señaló en este sentido el titular de Boening, Dennis Muilenburg, en declaraciones recogidas por la cadena NBC.

India se prepara para volver a la Luna

India quiere volver a la Luna con la misión Chandrayaan para estudiar el ambiente del satélite, un paso crucial antes de establecer una colonia humana.

La Organización para la Investigación Espacial de la India (ISRO, por sus siglas en inglés) está realizando una serie de “pruebas cruciales” de cara a la segunda misión del país a la Luna, según informa Nature. Con un limitado presupuesto de 93 millones de dólares, India quiere continuar con el éxito del programa Chandrayaan, que le convirtió en 2008 en la cuarta potencia en alcanzar nuestro satélite natural, solo por detrás de Estados Unidos, la antigua Unión Soviética y la Agencia Espacial Europea.

La nueva misión de la India, que recibiría el nombre de Chandrayaan-2, tendría como principal objetivo preparar una posible colonización lunar por parte del ser humano. La iniciativa pretende estudiar en detalle el ambiente del satélite, en especial el polvo lunar que flota como consecuencia del viento solar y la radiación ultravioleta, ante la falta de una capa protectora como la atmósfera terrestre. Si finalmente a corto o medio plazo se decide impulsar una colonia en la Luna, las partículas de polvo que levitan sobre la superficie se convertirían en un auténtico desafío, por lo que la misión de la India llega como anillo al dedo.

Tanto la sonda que orbitaría alrededor de la Luna como la nave que se depositara en la superficie contarían con un instrumento científico, denominado en inglés Radio Anatomy of Moon Bound Hypersensitive ionosphere and Atmosphere(RAMBHA), que analizaría la densidad del plasma. Chandrayaan-2 también contará con otra serie de instrumentos para comprender el ambiente de la Luna y su evolución histórica, realizando por primera vez mediciones termales en las regiones cercanas a los polos.

A diferencia de su primera misión, la India busca depositar una nave en la superficie de la Luna, lo que supondría un verdadero hito para el país asiático. De momento, la organización ISRO tiene que completar las evaluaciones finales para dar luz verde definitiva a esta misión con la que quiere volver a la Luna. Tal vez en un futuro sus investigaciones nos permitan regresar y establecer de forma definitiva una colonia en el satélite, como ya valoran científicos de otras agencias espaciales como la NASA y la ESA.

Fuente:

https://hipertextual.com/2017/10/luna-india-chandrayaan-2

Detección de tubos de lava lunar intactos en los datos del sondeo de radar de SELENE (Kaguya)

Principales puntos de este estudio

Un nuevo resultado basado en los datos de la sonda acústica Lunar Radar a bordo SELENE (Selenological and Engineering Explorer / Kaguya)

Detección de un tubo de lava intacto de 50 km de longitud a lo largo de un río de flujo de lava (“rille”) en Marius Hills (“Colinas de Marius”)

El resultado de esta investigación es muy significativo porque los tubos de lava lunar tienen valores únicos para la ciencia y la expansión humana al espacio:

1) Podemos obtener valiosas muestras de roca lunar que no han sido brechadas, fragmentadas o erosionadas por el clima espacial, y por lo tanto pueden contener gases (incluyendo agua) atrapados en el pasado, y también pueden haber mantenido registros del antiguo campo de dínamo magnético. El tubo de lava lunar también ofrece entornos análogos que pueden proporcionar información sobre los tubos de lava subsuperficiales marcianos, donde la vida marciana podría haber surgido y tal vez incluso podría sobrevivir hasta el día de hoy.

2) Los tubos de lava pueden ser el mejor lugar para construir bases lunares a gran escala porque sus interiores protegen contra la radiación espacial peligrosa, el bombardeo de micrometeoritos y las oscilaciones amplias de temperatura.

Esquema de estudio

Los tubos de lava lunar, o cuevas subsuperficiales formadas por flujos de lava, son importantes desde la perspectiva tanto de la ciencia como de la exploración humana. Si existen, podrían ser los mejores sitios candidatos para futuras bases lunares, debido a sus condiciones térmicas estables y su potencial para proteger a las personas y los instrumentos de los micrometeoritos y la radiación de rayos cósmicos. El mismo entorno estable y protegido que beneficiaría a los futuros exploradores humanos también los convierte en un objetivo científico tentador: se espera que las composiciones de lava originales, las texturas e incluso los volátiles magmáticos se conserven en condiciones prístinas dentro de estos tubos de lava. Un examen cuidadoso de sus interiores podría proporcionar conocimientos únicos sobre la historia evolutiva de la Luna.

En 2009, se descubrieron agujeros verticales grandes y profundos en Marius Hills, Mare Tranquillitatis y Mare Ingenii utilizando datos de imagen de la superficie lunar adquiridos por la Terrain Camera (TC) de alta resolución a bordo de SELENE (Kaguya). Más tarde, el nadir de mayor resolución y las observaciones del ángulo oblicuo realizadas por la cámara de ángulo estrecho del Lunar Reconnaissance Orbiter confirmaron que el piso de los agujeros se extiende al menos varios metros hacia el este y hacia el oeste bajo el techo. Los tres agujeros más grandes en la Luna son posibles tragaluces que se abren a un amplio espacio. Sin embargo, aún se desconoce si estos espacios grandes son tubos de lava subterráneos.

El Lunar Radar Sounder (LRS) a bordo de SELENE consta de dos conjuntos de antenas dipolo que transmiten ondas electromagnéticas (4-6MHz) y reciben ecos de la Luna. Utilizamos datos de eco de radar del LRS para investigar la existencia de tubos de lava subterráneos en Marius Hills (Figura 1).

Figura 1. Representación artística de SELENE (Kaguya) detectando tubos de lava en órbita.

(c) JAXA / SELENE / Crescent / Akihiro Ikeshita para la imagen de Kaguya

La Figura 2 traza un perfil de datos de potencia de eco LRS típico en una región de mares (13.715 ° N, 304.010 ° E). Las diferencias de tiempo de los ecos recibidos se convirtieron a profundidades correspondientes donde se reflejaron las ondas EM transmitidas por el LRS se reflejaron. El pico de eco más grande (punto rojo) proviene de la superficie nadir de la Luna. La constante dieléctrica utilizada aquí para convertir el tiempo en profundidad es la unidad (1) como si fuera un vacío. La ubicación verdadera de la deflexión es, por lo tanto, más somera que tentativamente dada con el valor constante dieléctrico de vacío.

Figura 2. Potencia de eco de LRS típica versus profundidad del subsuelo. (La profundidad de 0 km corresponde al radio de superficie medio lunar).

Primero investigamos los datos de LRS de una órbita SELENE que se acercaba al tragaluz de Marius Hills (MHH) (14.100 ° N, 303.262 ° E) y encontramos un fuerte eco del subsuelo a una profundidad de 225 m desde la superficie cercana a MHH (segundo eco en el lado derecho en la Figura 3). Antes del segundo pico de eco, la potencia del eco recibida disminuyó precipitadamente (punto “Sin eco” en el lado derecho en la Figura 3). Este patrón de eco implica la existencia de una cueva, como un tubo de lava subyacente. Cuando suponemos una constante dieléctrica de 4 o superior, un valor apropiado para los materiales del subsuelo lunar, obtenemos una profundidad de 100 m. o menos de la superficie.

Figura 3. Datos de LRS cerca del tragaluz de Marius Hills.

La Figura 4 presenta las ubicaciones de los sitios candidatos de posibles cuevas subterráneas. El fondo de la figura es una imagen de SELENE TC. Las líneas grises corresponden a las pistas de observación del LRS. Los puntos circulares en estas líneas indican ubicaciones donde se observan fuertes ecos subsuperficiales. El color de los puntos circulares denota la diferencia de potencia entre el primer y el segundo pico de eco (ΔPrb). Algunos de los sitios de cuevas candidatos están alineados a lo largo de la línea A formada por flujos de lava (T1, T2) y en una posible extensión de la línea A (T3 y T4). Las ubicaciones (T1 ~ T4) son un posible tubo de lava, en el que se descubrió el MHH, y en una posible extensión subterránea al suroeste de la rille a unos 50 km.

Figura 4. Las ubicaciones de los sitios candidatos de posibles cuevas subterráneas.

La Figura 5 indica los sitios candidatos a tubo de lava según lo sugerido por los datos de LRS superpuestos en el mapa de gravedad de Bouguer por datos de la nave espacial GRAIL. Los colores calientes corresponden a los déficits de masa como espacios o espacios vacíos de baja densidad. La mayoría de los sitios candidatos de tubos de lava sugeridos por los datos de LRS también son evidentes a medida que los datos de LRS se correlacionan con el área de déficits masivos en el mapa de gravedad de Bouguer.

Figura 5. Los sitios candidatos a tubo de lava sugeridos por los datos del LRS superpuestos en el mapa de gravedad de Bouguer por datos de la nave espacial GRAIL.

En este estudio, identificamos sitios candidatos para la presencia de tubos de lava intactos significativos. Estos sitios son intrigantes desde una perspectiva científica y pueden ofrecer sitios potenciales para la futura construcción de una base lunar alrededor del tragaluz de  Marius Hills.

En el futuro, ampliaremos nuestra búsqueda a otras regiones en la Luna donde puedan estar presentes tubos de lava subterráneos adicionales. También continuaremos investigando el origen y la historia de tubos de lava candidatos conocidos usando datos de composición, topografía y campo magnético para dirigir la exploración futura de tubos de lava o la construcción de una base lunar.

Traducción de:

http://www.isas.jaxa.jp/en/topics/001159.html

Potencial hábitat humano en la Luna

Un nuevo estudio confirma la existencia de un gran tubo de lava abierto en la región lunar de las colinas Marius, que podría usarse para proteger a los astronautas de condiciones peligrosas en la superficie.

El panorama de las colinas Marius por el equipo japonés de investigación SELENE / Kaguya.

Crédito: NASA / Goddard / Arizona State University

Un estudio publicado en Geophysical Research Letters confirma la existencia de un gran tubo de lava abierto en la región lunar de las colinas Marius, que podría usarse para proteger a los astronautas de condiciones peligrosas en la superficie.

Nadie ha estado en la luna más de tres días, en gran medida porque los trajes espaciales no pueden proteger a los astronautas de sus elementos: la variación extrema de la temperatura, la radiación y los impactos de los meteoritos. A diferencia de la Tierra, la Luna no tiene atmósfera ni campo magnético para proteger a sus habitantes.

El lugar más seguro para buscar refugio es el interior de un tubo de lava intacto, según el estudio.

Los tubos de lava son canales naturales que se forman cuando un flujo de lava desarrolla una corteza dura, que se espesa y forma un techo sobre la corriente de lava que fluye todavía. Una vez que la lava deja de fluir, el túnel a veces drena, formando un vacío hueco.

“Es importante saber dónde y cuán grandes son los tubos de lava lunar si alguna vez vamos a construir una base lunar”, dijo Junichi Haruyama, investigador sénior de JAXA, la agencia espacial japonesa. “Pero conocer estas cosas también es importante para la ciencia básica. Podemos obtener nuevos tipos de muestras de rocas, datos de flujo de calor y datos de observación del terremoto lunar”.

JAXA analizó los datos de radar de la nave espacial SELENE para detectar los tubos de lava subyacentes. Cerca de la claraboya de las colinas Marius, una entrada al tubo, encontraron un patrón de eco distintivo: una disminución en el poder del eco seguido de un segundo pico de eco grande, que creen que es evidencia de un tubo. Los dos ecos corresponden a los reflejos de radar de la superficie de la luna y el piso y el techo del tubo abierto. El equipo encontró patrones de eco similares en varios lugares alrededor del agujero, lo que indica que puede haber más de uno.

El sistema de radar de SELENE no fue diseñado para detectar tubos de lava; fue construido para estudiar los orígenes de la luna y su evolución geológica. Por estos motivos, no vuela lo suficientemente cerca de la superficie de la luna para obtener información extremadamente precisa sobre lo que está (o no) debajo.

Cuando el equipo JAXA decidió usar sus datos para tratar de encontrar tubos de lava, consultaron a científicos de la misión GRAIL, una iniciativa de la NASA para recolectar datos de alta calidad sobre el campo gravitatorio de la Luna. Al examinar las áreas donde GRAIL había identificado déficits de masa, o menos masa debajo de la superficie, redujeron los datos que necesitaban analizar.

“Ellos conocían la claraboya en las colinas Marius, pero no tenían idea de hasta dónde podría haberse ido esa cavidad subterránea”, dijo Jay Melosh, un co-investigador de GRAIL y Distinguished Professor of Earth, Atmospheric and Planetary Sciences en la Purdue University. “Nuestro grupo en Purdue usó los datos de gravedad sobre esa área para inferir que la apertura era parte de un sistema más grande. Mediante el uso de esta técnica complementaria de radar, pudieron descubrir cuán profundas y altas son las cavidades”.

Los tubos de lava existen en la Tierra, pero sus homólogos lunares son mucho más grandes. Para que un tubo de lava sea detectable por datos gravimétricos, tendría que extenderse varios kilómetros de longitud y al menos un kilómetro de alto y ancho, lo que significa que el tubo de lava cerca de las colinas Marius es lo suficientemente espacioso como para albergar una de las ciudadades más grandes de los Estados Unidos, si los resultados de gravedad son correctos.

La existencia de tubos de lava en la luna se ha especulado en el pasado, pero esta combinación de datos de radar y gravedad proporciona la imagen más clara de cómo son y cuán grandes son todavía. Esta información podría ser más útil de lo que se esperaba previamente.

En la primera reunión del Consejo Nacional del Espacio en décadas, el vicepresidente Mike Pence anunció que la administración de Trump redirigirá el enfoque de Estados Unidos en el espacio a la Luna. Esto marca un cambio fundamental para la NASA, que abandonó los planes de enviar gente a la luna en favor de Marte bajo el presidente Obama.

“Regresaremos a los astronautas de la NASA a la Luna, no solo para dejar huellas y banderas, sino para construir la base que necesitamos para enviar a los estadounidenses a Marte y más allá”, dijo Pence.

Traducción de:

https://www.sciencedaily.com/releases/2017/10/171018104335.htm

Tubos de lava: refugios para los hábitats humanos del futuro en la Luna y Marte

Astronautas de ESA entrenando en tubos de lava terrestres en Lanzarote, durante el curso PANGEA 2016. Crédito: ESA/S. Sechi.

Tubos de lava, cuevas subterráneas creadas por actividad volcánica, podrían proporcionar hábitats resguardados suficientemente grandes como para albergar calles en Marte o incluso ciudades en la Luna. Además un estudio paralelo demuestra que la próxima generación de orbitadores lunares serán capaces de utilizar radares para localizar estas estructuras bajo la superficie de la Luna.

Los tubos de lava pueden formarse de dos maneras: los tubos con mucha corteza se forman cuando lava de viscosidad baja fluye bastante cerca de la superficie, desarrollando una corteza dura que engorda y crea un techo sobre la corriente de lava que se mueve. Cuando finalizan las erupciones, el conducto se vacía, dejando un túnel a varios metros de profundidad por debajo de la superficie. Los tubos “soplados” son estructuras complejas y profundas que se forman cuando se inyecta lava en fisuras existentes entre capas de roca o cavidades creadas en flujos anteriores. La lava se expande y crea una enorme red de galerías conectadas entre sí a medida que se abre camino hacia la superficie.

Se encuentran tubos de lava en muchas zonas volcánicas de la Tierra, incluyendo Lanzarote, Hawái, Islandia, el norte de Queensland (Australia), Sicilia y las islas Galápagos. Las redes de tubos subterráneas puedan alcanzar los 65 kilómetros. Las misiones espaciales han observado también cadenas de fosas colapsadas y claraboyas en la Luna y Marte que pueden ser interpretadas como indicadores de la presencia de tubos de lava. Recientemente, la misión GRAIL de NASA proporcionó datos de gravedad detallados de la Luna que sugieren la presencia de enormes vacíos subterráneos relacionados con tubos de lava bajo los “maria” lunares, llanuras de basalto formadas en erupciones volcánicas a principios de la historia de la Luna.

“La comparación entre ejemplos terrestres, lunares y marcianos demuestra que, como podrías esperar, la gravedad tiene una gran influencia sobre el tamaño de los tubos de lava. En la Tierra pueden tener hasta 30 m de amplitud. En el ambiente de menor gravedad de Marte, vemos indicios de tubos de lava que tienen 250 metros de ancho. En la Luna, estos túneles podrían tener un kilómetro o más de ancho y muchos cientos de kilómetros de largo”, explica el Dr. Riccardo Pozzobon (Universidad de Padua). “Estos resultados tienen importantes consecuencias para la habitabilidad y la exploración humana de la Luna, pero también para la búsqueda de vida extraterrestre en Marte. Los tubos de lava son ambientes protegidos frente a la radiación cósmica y el flujo de micrometeoritos, que podrían proporcionar hábitats seguros para las futuras misiones humanas. También son, en principio, suficientemente grandes como para albergar grandes asentamientos humanos: se podría meter gran parte del centro histórico de la ciudad de Riga en el interior de un tubo de lava lunar”.

Fuente:

Astronoticias LIADA
“Semper Observadum”
https://sedaliada.wordpress.com/

Información relacionada:

https://observacionlunar.wordpress.com/2016/05/10/refugios-en-la-luna/

https://observacionlunar.wordpress.com/2016/04/13/posible-tuvo-de-lava/