El puesto avanzado lunar de la NASA extenderá la presencia humana en el espacio profundo

 

Mientras la NASA planean regresar a la Luna y prepararse para Marte, la agencia está desarrollando nuevas oportunidades en la órbita lunar para proporcionar la base para la exploración humana en las profundidades del sistema solar.

Durante meses, la agencia ha estado estudiando un concepto de puesto avanzado orbital en las proximidades de la Luna con la industria norteamericana y los socios de la Estación Espacial Internacional. Como parte de la propuesta presupuestaria para el año fiscal 2019, la NASA planea construir la Plataforma orbital Lunar Gateway en la década de 2020.

La plataforma consistirá en al menos un elemento de potencia y propulsión y capacidades de habitación, logística y esclusas de aire. Si bien se están estudiando las capacidades técnicas y de misión específicas, así como las oportunidades de asociación, la NASA planea lanzar elementos de la Lunar Gateway en el Space Launch Systeml de la agencia o cohetes comerciales para el ensamblaje en el espacio.

“La Plataforma Orbital Lunar-Gateway nos dará una presencia estratégica en el espacio sublunar. Impulsará nuestra actividad con socios comerciales e internacionales y nos ayudará a explorar la Luna y sus recursos “, dijo William Gerstenmaier, administrador asociado de la Dirección de Misión de Exploración y Operaciones Humanas en la sede de la NASA en Washington. “En última instancia, traduciremos esa experiencia hacia las misiones humanas a Marte”.

El elemento de potencia y propulsión será el componente inicial de la Lunar Gateway y está previsto que se lance en 2022. Al utilizar la propulsión eléctrica solar avanzada de alta potencia, el elemento mantendrá la posición de la Gateway y puede moverla entre órbitas lunares durante su vida útil para maximizar las operaciones de ciencia y exploración. Como parte del trabajo de asociación público-privado de la agencia bajo Next Space Technologies for Exploration Partnerships, o NextSTEP, cinco compañías están completando estudios de cuatro meses sobre formas asequibles de desarrollar el elemento de potencia y propulsión. La NASA aprovechará las capacidades y los planes de las compañías de satélites comerciales para construir la próxima generación de todas las naves espaciales eléctricas.

El elemento de potencia y propulsión también proporcionará comunicaciones confiables y de alta velocidad para la Gateway, incluyendo enlaces ascendentes y enlaces descendentes espacio-Tierra y espacio-lunar, enlaces cruzados de nave espacial a nave espacial y soporte para comunicaciones de caminata espacial. Por último, también puede proveer una demostración de comunicaciones ópticas, utilizando láseres para transferir grandes paquetes de datos a mayor velocidad que los sistemas de radiofrecuencia tradicionales.

Las capacidades de habitación que se lanzarán en 2023 mejorarán aún más nuestras capacidades para la ciencia, la exploración y el uso de socios (comerciales e internacionales). Las capacidades de habitación de la Gateway serán informadas por las asociaciones NextSTEP, y también por estudios con los socios de la Estación Espacial Internacional. Con esta capacidad, la tripulación a bordo de la Gateway podría vivir y trabajar en el espacio profundo por hasta 30 a 60 días a la vez.

La tripulación también participará en una variedad de actividades comerciales y de exploración del espacio profundo en las proximidades de la Luna, incluidas las posibles misiones a la superficie lunar. La NASA también quiere aprovechar la Lunar Gateway para investigaciones científicas cerca y en la Luna. La agencia recientemente completó una convocatoria de resúmenes de la comunidad científica mundial, y está organizando un taller a fines de febrero para analizar la investigación científica única que la Gateway podría permitir. La NASA anticipa que la estación orbital también apoyará la maduración tecnológica y el desarrollo de conceptos operativos necesarios para las misiones más allá del sistema de la Tierra y la Luna.

Agregar una esclusa de aire a la Gateway en el futuro permitirá a la tripulación realizar caminatas espaciales, habilitar actividades científicas y acomodar el atraque de elementos futuros. La NASA también planea lanzar al menos un módulo de logística, que permitirá entregas de reabastecimiento de carga, investigaciones científicas adicionales y demostraciones tecnológicas y uso comercial.

Siguiendo el modelo comercial de la agencia pionera en la órbita baja de la Tierra para el reabastecimiento de la estación espacial, la NASA planea reabastecer la Lunar Gateway a través de misiones de carga comercial. Las naves espaciales de carga de visita podrían atracar de forma remota en periodos entre misiones tripuladas.

Basándose en los intereses y las capacidades de la industria y los socios internacionales, la NASA desarrollará misiones robóticas progresivamente complejas en la superficie de la Luna con objetivos científicos y de exploración antes del retorno humano. Las misiones de exploración y asociación de la NASA también apoyarán las misiones que llevarán a los humanos más lejos en el sistema solar.

El cohete Space Launch System y  la nave espacial Orion son la columna vertebral del futuro de la agencia en el espacio profundo. Lo planeado es un primer lanzamiento integrado del sistema alrededor de la Luna en el año fiscal 2020 y una misión con tripulación para el año 2023. La agencia también está buscando una serie de posibles asociaciones público/privadas en áreas que incluyen la fabricación en el espacio y tecnologías para extraer y procesar recursos de la Luna y Marte, conocidos como recursos in situ.

Traducción de:

https://www.nasa.gov/feature/nasa-s-lunar-outpost-will-extend-human-presence-in-deep-space

Anuncios

Voluntarios chinos pasan 200 días en una base lunar virtual

por Amelia Ortiz · Publicada 29 enero, 2018 ·
29/1/2018 de Phys.org

Cuatro voluntarios vivieron en el laboratorio sellado simulando una misión espacial de larga duración, sin recibir nada del exterior. Fuente: Phys.org.

Estudiantes chinos han pasado 200 días seguidos en un “laboratorio lunar” en Pekín, como preparación al envío de personas a la Luna, un objetivo a largo plazo de China.

Cuatro estudiantes confinados en una cabina llamada “Yuegong-1” (Palacio Lunar) de 160 metros cuadrados, en el campus de la Universidad de Beihang, pusieron a prueba los límites de la capacidad humana para vivir en espacios autocontenidos, según la agencia oficial de noticias Xinhua.

Los voluntarios vivieron en el laboratorio sellado simulando una misión larga en el espacio sin recibir nada del exterior. La experiencia los llevó al límite, especialmente en las tres ocasiones en que el laboratorio experimentó apagones inesperados.

FUENTE:

https://sedaliada.wordpress.com/2018/01/29/200-dias-en-una-estacion-lunar-simulada/

Los viajes a la Luna que esperamos para 2018

A la Luna por orgullo

China lanzó su segunda sonda lunar, la Chang’e-2, en 2010. La Administración Espacial Nacional de China planea regresar a la Luna este año, posiblemente enviando un módulo de aterrizaje y un receptor remoto a su superficie. Credit Reuters

El presidente Trump se comprometió a enviar astronautas a la Luna en los próximos años, y en febrero se podrían anunciar más detalles del plan de la administración en su propuesta de presupuesto. Pero es poco probable que la NASA envíe exploradores humanos o robóticos a la Luna en 2018.

Pero dos gobiernos terrestres, India y China, han puesto la mira en los retornos a la luna este año.

La Indian Space Research Organization tiene la intención de enviar un orbitador, módulo de aterrizaje y rover a la Luna en la primera mitad de 2018. Conocida como Chandrayaan-2, la misión pretende demostrar que India puede aterrizar una nave espacial en la luna de una pieza y conducir un rover allí. El orbitador también transmitirá imágenes de la Luna e información sobre su superficie a la Tierra.

La nave espacial sería la segunda misión de la India a la Luna, después de Chandrayaan-1, que despegó en 2008. Actualmente el país tiene una nave espacial que orbita Marte conocida como la Mars Orbiter Mission de Marte, o MOM.

La Chinese National Space Administration también planea un regreso a la luna después de aterrizar con éxito la nave espacial Chang’e-3 y su vehículo móvil allí en 2013. La NASA sugiere que su nave espacial Chang’e-4 podría lanzarse a fines de 2018. También podría incluir una lander y un rover, y puede estudiar la región de South Pole-Aitken Basin. Científicos estadounidenses habían propuesto recientemente que la NASA enviara un módulo de aterrizaje a esta zona de la Luna, pero la propuesta no avanzó a la ronda final de la competencia de Nuevas Fronteras de la agencia.

Otra misión china a la Luna, Chang’e-5, se pospuso el año pasado, y ahora es poco probable que se lance hasta 2019, según la NASA. Recogería muestras lunares y las devolvería a la Tierra por primera vez desde la década de 1970.

 

A la Luna por un premio

Si bien los esfuerzos de las agencias espaciales estatales para estudiar la Luna continúan, también se está llevando a cabo una carrera espacial lunar privada, inspirada en parte por el Premio Lunar X. Patrocinado por Google, el concurso otorgará 20 millones de dólares a la primera compañía privada que aterriza una nave espacial en la luna con un rover que puede completar una serie de tareas.

La fecha límite es el 31 de marzo. Esa fecha se ha movido previamente para permitir que los competidores, ahora hasta cinco empresas, tengan más tiempo para prepararse.

El Moon Express de Florida es uno de los competidores restantes, y ha obtenido la aprobación regulatoria del gobierno de los Estados Unidos para aterrizar en la Luna. Pero RocketLab, la compañía que proporcionará su vehículo de lanzamiento, tuvo que posponer una prueba de su sistema durante varios días en diciembre.

El equipo indio Indus y el japonés Hakuto planean compartir un cohete indio a la Luna. Luego intentarán de manera independiente completar las tareas requeridas para ganar el premio.

Un rover sometido a prueba en una superficie lunar simulada por el Equipo Indus en febrero en Bangalore, India, forma parte de su intento de obtener el Premio Google Lunar X este año. CreditPallava Bagla / Corbis, a través de Getty Images

Traducción de:

https://www.nytimes.com/2018/01/01/science/2018-spacex-moon.html

Chang’e 4 y Chang’e 5. Las futuras misiones lunares chinas

Chang’e 4 – Lander en la cara oculta

La misión Chang’e 4 es un módulo de aterrizaje planificado de la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA) a la cara oculta de la Luna, cuyo lanzamiento está programado para realizarse en Xichang, China, a fines de 2018. El módulo de aterrizaje Chang’e 4 fue construida como nave de reemplazo de la misión Chang’e 3, por lo que tendrá la misma estructura básica, pero se está planificando una carga científica diferente, con 11 instrumentos. Probablemente incluirá un rover como lo hizo Chang’e 3. Chang’e 3 tenía una masa de aterrizaje de aproximadamente 1200 kg y la masa del rover era de 140 kg. Utilizará un satélite de retransmisión, basado en el diseño de Chang’e 2, en una órbita de halo alrededor del punto Tierra-Luna L2 para mantener la comunicación entre el módulo de aterrizaje y el control de tierra de la Tierra. El Polo Sur – Aitken Basin ha sido mencionado como un posible lugar de aterrizaje.

Un satélite de retransmisión de comunicaciones está previsto provisionalmente para ser lanzado en junio de 2018 para permitir la comunicación con el lado lejano.

Chang’e 5 – Misión de retorno de muestra

Chang’e 5 es una misión de retorno de muestras lunares de la Administración Nacional del Espacio Chino (CNSA), que ha reprogramado para su lanzamiento en 2019. El objetivo de la misión es aterrizar en la región de Mons Rumker y devolver una muestra de 2 kg de regolito lunar, posiblemente de profundidad como 2 metros. Segín lo informado, la misión consta de cuatro módulos. Dos de los módulos aterrizarán en la Luna, uno diseñado para recolectar muestras y transferirlas al segundo módulo, diseñado para ascender desde la superficie lunar a la órbita, donde se acoplará con un tercer módulo. Finalmente, las muestras se transferirán al cuarto módulo, también en órbita lunar, que las llevará a la Tierra. La nave espacial lleva una cámara panorámica (PCAM), radar de penetración del Regolith lunar (LRPR) y el espectrómetro mineralógico lunar (LMS).

El Chang’e 5-T1, lanzado en 2014, fue un vuelo de prueba para validar el diseño de reentrada atmosférica de la cápsula de retorno de muestra.

Traducción de:

https://nssdc.gsfc.nasa.gov/planetary/lunar/cnsa_moon_future.html

China planea satélites para radio aficionados en órbita lunar

El Harbin Institute of Technology de China está desarrollando un par de satélites en órbita lunar: DSLWP-A1 y A2. Según Mingchuan Wei, BG2BHC, DSLWP es “una misión de formación lunar para radioastronomía de baja frecuencia, radio aficionados  y educación”, que consta de dos microsatélites. El lanzamiento está planeado en junio de 2018, para colocar el par en una órbita lunar de 200 × 9,000 kilómetros (aproximadamente 124 × 5,580 millas).

La carga útil de radio amateur en el  DSLWP-A1 proporcionará un enlace ascendente y telemétrico de telemando y un enlace descendente de imagen digital. Open telecommand también está diseñado para permitir a los radioaficionados enviar comandos para tomar y descargar imágenes.

Los satélites son de 50 × 50 × 40 centímetros, con una masa de aproximadamente 45 kilogramos y están estabilizados en 3 ejes, con dos antenas de polarización lineal. El equipo ha propuesto enlaces descendentes para DSLWP-A1 en 435.425 MHz y 436.425 MHz; los enlaces descendentes para DSLWP-A2 serían 435.400 MHz y 436.400 MHz, utilizando GMSK con códigos concatenados o JT65B. El Harbin Institute of Technology también desarrolló la serie Lilac de CubeSats.

Traducción de:

http://www.arrl.org/news/china-plans-lunar-orbiting-amateur-radio-satellites

Rusia encierra a seis tripulantes para simular un vuelo a la Luna

Astronoticias LIADA
“Semper Observadum”
https://sedaliada.wordpress.com/

por Amelia Ortiz · Publicada 9 noviembre, 2017 ·
9/11/2017 de Phys.org


La tripulación que participa en esta fase del programa SIRIUS, que incluye a cinco rusos y un alemán, tres hombres y tres mujeres. Fuente: Phys.org .

Tres hombres y tres mujeres fueron encerrados en una nave espacial artificial en Moscú el pasado martes, para simular un vuelo de 17 días a la Luna, como preparación de misiones de larga duración. El experimento es el primero de varios del programa SIRIUS, que a lo largo de cinco años irá incrementando gradualmente el experimento de aislamiento a 365 días.

El Instituto de Problemas Biomédicos de Rusia se ha asociado con NASA para el proyecto que recrea las condiciones de un vuelo a la Luna, un giro a su alrededor y viaje de regreso a la Tierra. Oleg Orlov, director del proyecto, informó de que se realizaría en paralelo al desarrollo de una nave de espacio profundo. “A mediados de la década de 2020 probablemente estemos listos para el vuelo real”, comenta.

Entre los objetivos del experimento están el descubrir si la proporción entre géneros es óptima para una misión de larga duración, según Orlov. “Es la primera vez en la historia rusa o soviética que una tripulación espacial ha incluido a más de una mujer”, señala el psicólogo del proyecto Vadim Gushchin. La mayoría de la tripulación son investigadores o cosmonautas rusos en entrenamiento. Sólo hay un extranjero, un alemán.

El equipo ha sido encerrado en un módulo de 250 metros cúbicos después de prometer hacer todo lo necesario para completar su misión, que también examinará los efectos psicológicos y físicos del aislamiento. “Estoy convencido de que seremos capaces de completar todas nuestras tareas”, afirmaba el comandante Mark Serov antes de desaparecer en el interior de módulo.

Vicepresidente de EEUU promete volver a la Luna

Fuente:

http://www.lanacion.com.ar/2069503-una-base-en-la-luna-para-llegar-a-marte-como-es-la-nueva-idea-de-los-eeuu

El vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, prometió hoy llevar nuevamente astronautas a la Luna, pero “no solo para dejar huellas y banderas, sino para construir las bases que se necesitan para enviar a los estadounidenses a Marte y más allá”.

En un discurso ante el Consejo Nacional Espacial en Chantilly, en el estado de Virginia, el político republicano prometió volver a llevar “estadounidenses a la Luna”, algo que significa transportar humanos más allá de la órbita terrestre por primera vez desde 1972.

“Eso significa establecer una renovada presencia estadounidense en la Luna, un objetivo estratégico crucial. Y desde la base de la Luna, será la primera nación en llevar humanos a Marte”, concluyó el vicepresidente, citado por la agencia EFE.

El presidente Donald Trump nominó en septiembre pasado al congresista republicano Jim Bridenstine como nuevo administrador de la Agencia Espacial estadounidense (NASA), aunque su designación depende aún de la aprobación del Senado. Como miembro del Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara baja estadounidense, Bridenstine se centró en revitalizar la NASA con la presentación de un proyecto legislativo dirigido a ese fin, que lleva por nombre “Ley del Renacimiento Espacial Estadounidense”. Asimismo, se destacó por su defensa de las empresas comerciales para el espacio y declaró que el gobierno de su país “entiende que en el futuro, e incluso hoy, será un cliente de servicios espaciales rutinarios, no un proveedor”.

En el encuentro desarrollado en Virginia, los CEOs de empresas aeroespaciales como Lockheed Martin, Boeing y Orbital ATK, manifestaron compartir los deseos de explorar el espacio.

“No hay nada más inspirador que el programa espacial”, señaló en este sentido el titular de Boening, Dennis Muilenburg, en declaraciones recogidas por la cadena NBC.