Rusia encierra a seis tripulantes para simular un vuelo a la Luna

Astronoticias LIADA
“Semper Observadum”
https://sedaliada.wordpress.com/

por Amelia Ortiz · Publicada 9 noviembre, 2017 ·
9/11/2017 de Phys.org


La tripulación que participa en esta fase del programa SIRIUS, que incluye a cinco rusos y un alemán, tres hombres y tres mujeres. Fuente: Phys.org .

Tres hombres y tres mujeres fueron encerrados en una nave espacial artificial en Moscú el pasado martes, para simular un vuelo de 17 días a la Luna, como preparación de misiones de larga duración. El experimento es el primero de varios del programa SIRIUS, que a lo largo de cinco años irá incrementando gradualmente el experimento de aislamiento a 365 días.

El Instituto de Problemas Biomédicos de Rusia se ha asociado con NASA para el proyecto que recrea las condiciones de un vuelo a la Luna, un giro a su alrededor y viaje de regreso a la Tierra. Oleg Orlov, director del proyecto, informó de que se realizaría en paralelo al desarrollo de una nave de espacio profundo. “A mediados de la década de 2020 probablemente estemos listos para el vuelo real”, comenta.

Entre los objetivos del experimento están el descubrir si la proporción entre géneros es óptima para una misión de larga duración, según Orlov. “Es la primera vez en la historia rusa o soviética que una tripulación espacial ha incluido a más de una mujer”, señala el psicólogo del proyecto Vadim Gushchin. La mayoría de la tripulación son investigadores o cosmonautas rusos en entrenamiento. Sólo hay un extranjero, un alemán.

El equipo ha sido encerrado en un módulo de 250 metros cúbicos después de prometer hacer todo lo necesario para completar su misión, que también examinará los efectos psicológicos y físicos del aislamiento. “Estoy convencido de que seremos capaces de completar todas nuestras tareas”, afirmaba el comandante Mark Serov antes de desaparecer en el interior de módulo.

Anuncios

Vicepresidente de EEUU promete volver a la Luna

Fuente:

http://www.lanacion.com.ar/2069503-una-base-en-la-luna-para-llegar-a-marte-como-es-la-nueva-idea-de-los-eeuu

El vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, prometió hoy llevar nuevamente astronautas a la Luna, pero “no solo para dejar huellas y banderas, sino para construir las bases que se necesitan para enviar a los estadounidenses a Marte y más allá”.

En un discurso ante el Consejo Nacional Espacial en Chantilly, en el estado de Virginia, el político republicano prometió volver a llevar “estadounidenses a la Luna”, algo que significa transportar humanos más allá de la órbita terrestre por primera vez desde 1972.

“Eso significa establecer una renovada presencia estadounidense en la Luna, un objetivo estratégico crucial. Y desde la base de la Luna, será la primera nación en llevar humanos a Marte”, concluyó el vicepresidente, citado por la agencia EFE.

El presidente Donald Trump nominó en septiembre pasado al congresista republicano Jim Bridenstine como nuevo administrador de la Agencia Espacial estadounidense (NASA), aunque su designación depende aún de la aprobación del Senado. Como miembro del Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara baja estadounidense, Bridenstine se centró en revitalizar la NASA con la presentación de un proyecto legislativo dirigido a ese fin, que lleva por nombre “Ley del Renacimiento Espacial Estadounidense”. Asimismo, se destacó por su defensa de las empresas comerciales para el espacio y declaró que el gobierno de su país “entiende que en el futuro, e incluso hoy, será un cliente de servicios espaciales rutinarios, no un proveedor”.

En el encuentro desarrollado en Virginia, los CEOs de empresas aeroespaciales como Lockheed Martin, Boeing y Orbital ATK, manifestaron compartir los deseos de explorar el espacio.

“No hay nada más inspirador que el programa espacial”, señaló en este sentido el titular de Boening, Dennis Muilenburg, en declaraciones recogidas por la cadena NBC.

India se prepara para volver a la Luna

India quiere volver a la Luna con la misión Chandrayaan para estudiar el ambiente del satélite, un paso crucial antes de establecer una colonia humana.

La Organización para la Investigación Espacial de la India (ISRO, por sus siglas en inglés) está realizando una serie de “pruebas cruciales” de cara a la segunda misión del país a la Luna, según informa Nature. Con un limitado presupuesto de 93 millones de dólares, India quiere continuar con el éxito del programa Chandrayaan, que le convirtió en 2008 en la cuarta potencia en alcanzar nuestro satélite natural, solo por detrás de Estados Unidos, la antigua Unión Soviética y la Agencia Espacial Europea.

La nueva misión de la India, que recibiría el nombre de Chandrayaan-2, tendría como principal objetivo preparar una posible colonización lunar por parte del ser humano. La iniciativa pretende estudiar en detalle el ambiente del satélite, en especial el polvo lunar que flota como consecuencia del viento solar y la radiación ultravioleta, ante la falta de una capa protectora como la atmósfera terrestre. Si finalmente a corto o medio plazo se decide impulsar una colonia en la Luna, las partículas de polvo que levitan sobre la superficie se convertirían en un auténtico desafío, por lo que la misión de la India llega como anillo al dedo.

Tanto la sonda que orbitaría alrededor de la Luna como la nave que se depositara en la superficie contarían con un instrumento científico, denominado en inglés Radio Anatomy of Moon Bound Hypersensitive ionosphere and Atmosphere(RAMBHA), que analizaría la densidad del plasma. Chandrayaan-2 también contará con otra serie de instrumentos para comprender el ambiente de la Luna y su evolución histórica, realizando por primera vez mediciones termales en las regiones cercanas a los polos.

A diferencia de su primera misión, la India busca depositar una nave en la superficie de la Luna, lo que supondría un verdadero hito para el país asiático. De momento, la organización ISRO tiene que completar las evaluaciones finales para dar luz verde definitiva a esta misión con la que quiere volver a la Luna. Tal vez en un futuro sus investigaciones nos permitan regresar y establecer de forma definitiva una colonia en el satélite, como ya valoran científicos de otras agencias espaciales como la NASA y la ESA.

Fuente:

https://hipertextual.com/2017/10/luna-india-chandrayaan-2

Detección de tubos de lava lunar intactos en los datos del sondeo de radar de SELENE (Kaguya)

Principales puntos de este estudio

Un nuevo resultado basado en los datos de la sonda acústica Lunar Radar a bordo SELENE (Selenological and Engineering Explorer / Kaguya)

Detección de un tubo de lava intacto de 50 km de longitud a lo largo de un río de flujo de lava (“rille”) en Marius Hills (“Colinas de Marius”)

El resultado de esta investigación es muy significativo porque los tubos de lava lunar tienen valores únicos para la ciencia y la expansión humana al espacio:

1) Podemos obtener valiosas muestras de roca lunar que no han sido brechadas, fragmentadas o erosionadas por el clima espacial, y por lo tanto pueden contener gases (incluyendo agua) atrapados en el pasado, y también pueden haber mantenido registros del antiguo campo de dínamo magnético. El tubo de lava lunar también ofrece entornos análogos que pueden proporcionar información sobre los tubos de lava subsuperficiales marcianos, donde la vida marciana podría haber surgido y tal vez incluso podría sobrevivir hasta el día de hoy.

2) Los tubos de lava pueden ser el mejor lugar para construir bases lunares a gran escala porque sus interiores protegen contra la radiación espacial peligrosa, el bombardeo de micrometeoritos y las oscilaciones amplias de temperatura.

Esquema de estudio

Los tubos de lava lunar, o cuevas subsuperficiales formadas por flujos de lava, son importantes desde la perspectiva tanto de la ciencia como de la exploración humana. Si existen, podrían ser los mejores sitios candidatos para futuras bases lunares, debido a sus condiciones térmicas estables y su potencial para proteger a las personas y los instrumentos de los micrometeoritos y la radiación de rayos cósmicos. El mismo entorno estable y protegido que beneficiaría a los futuros exploradores humanos también los convierte en un objetivo científico tentador: se espera que las composiciones de lava originales, las texturas e incluso los volátiles magmáticos se conserven en condiciones prístinas dentro de estos tubos de lava. Un examen cuidadoso de sus interiores podría proporcionar conocimientos únicos sobre la historia evolutiva de la Luna.

En 2009, se descubrieron agujeros verticales grandes y profundos en Marius Hills, Mare Tranquillitatis y Mare Ingenii utilizando datos de imagen de la superficie lunar adquiridos por la Terrain Camera (TC) de alta resolución a bordo de SELENE (Kaguya). Más tarde, el nadir de mayor resolución y las observaciones del ángulo oblicuo realizadas por la cámara de ángulo estrecho del Lunar Reconnaissance Orbiter confirmaron que el piso de los agujeros se extiende al menos varios metros hacia el este y hacia el oeste bajo el techo. Los tres agujeros más grandes en la Luna son posibles tragaluces que se abren a un amplio espacio. Sin embargo, aún se desconoce si estos espacios grandes son tubos de lava subterráneos.

El Lunar Radar Sounder (LRS) a bordo de SELENE consta de dos conjuntos de antenas dipolo que transmiten ondas electromagnéticas (4-6MHz) y reciben ecos de la Luna. Utilizamos datos de eco de radar del LRS para investigar la existencia de tubos de lava subterráneos en Marius Hills (Figura 1).

Figura 1. Representación artística de SELENE (Kaguya) detectando tubos de lava en órbita.

(c) JAXA / SELENE / Crescent / Akihiro Ikeshita para la imagen de Kaguya

La Figura 2 traza un perfil de datos de potencia de eco LRS típico en una región de mares (13.715 ° N, 304.010 ° E). Las diferencias de tiempo de los ecos recibidos se convirtieron a profundidades correspondientes donde se reflejaron las ondas EM transmitidas por el LRS se reflejaron. El pico de eco más grande (punto rojo) proviene de la superficie nadir de la Luna. La constante dieléctrica utilizada aquí para convertir el tiempo en profundidad es la unidad (1) como si fuera un vacío. La ubicación verdadera de la deflexión es, por lo tanto, más somera que tentativamente dada con el valor constante dieléctrico de vacío.

Figura 2. Potencia de eco de LRS típica versus profundidad del subsuelo. (La profundidad de 0 km corresponde al radio de superficie medio lunar).

Primero investigamos los datos de LRS de una órbita SELENE que se acercaba al tragaluz de Marius Hills (MHH) (14.100 ° N, 303.262 ° E) y encontramos un fuerte eco del subsuelo a una profundidad de 225 m desde la superficie cercana a MHH (segundo eco en el lado derecho en la Figura 3). Antes del segundo pico de eco, la potencia del eco recibida disminuyó precipitadamente (punto “Sin eco” en el lado derecho en la Figura 3). Este patrón de eco implica la existencia de una cueva, como un tubo de lava subyacente. Cuando suponemos una constante dieléctrica de 4 o superior, un valor apropiado para los materiales del subsuelo lunar, obtenemos una profundidad de 100 m. o menos de la superficie.

Figura 3. Datos de LRS cerca del tragaluz de Marius Hills.

La Figura 4 presenta las ubicaciones de los sitios candidatos de posibles cuevas subterráneas. El fondo de la figura es una imagen de SELENE TC. Las líneas grises corresponden a las pistas de observación del LRS. Los puntos circulares en estas líneas indican ubicaciones donde se observan fuertes ecos subsuperficiales. El color de los puntos circulares denota la diferencia de potencia entre el primer y el segundo pico de eco (ΔPrb). Algunos de los sitios de cuevas candidatos están alineados a lo largo de la línea A formada por flujos de lava (T1, T2) y en una posible extensión de la línea A (T3 y T4). Las ubicaciones (T1 ~ T4) son un posible tubo de lava, en el que se descubrió el MHH, y en una posible extensión subterránea al suroeste de la rille a unos 50 km.

Figura 4. Las ubicaciones de los sitios candidatos de posibles cuevas subterráneas.

La Figura 5 indica los sitios candidatos a tubo de lava según lo sugerido por los datos de LRS superpuestos en el mapa de gravedad de Bouguer por datos de la nave espacial GRAIL. Los colores calientes corresponden a los déficits de masa como espacios o espacios vacíos de baja densidad. La mayoría de los sitios candidatos de tubos de lava sugeridos por los datos de LRS también son evidentes a medida que los datos de LRS se correlacionan con el área de déficits masivos en el mapa de gravedad de Bouguer.

Figura 5. Los sitios candidatos a tubo de lava sugeridos por los datos del LRS superpuestos en el mapa de gravedad de Bouguer por datos de la nave espacial GRAIL.

En este estudio, identificamos sitios candidatos para la presencia de tubos de lava intactos significativos. Estos sitios son intrigantes desde una perspectiva científica y pueden ofrecer sitios potenciales para la futura construcción de una base lunar alrededor del tragaluz de  Marius Hills.

En el futuro, ampliaremos nuestra búsqueda a otras regiones en la Luna donde puedan estar presentes tubos de lava subterráneos adicionales. También continuaremos investigando el origen y la historia de tubos de lava candidatos conocidos usando datos de composición, topografía y campo magnético para dirigir la exploración futura de tubos de lava o la construcción de una base lunar.

Traducción de:

http://www.isas.jaxa.jp/en/topics/001159.html

La NASA volverá a conquistar la Luna antes de mandar su misión humana a Marte-

Instalará una estación espacial lunar y llevará a cabo una misión tripulada de un año en la nueva nave que usarán los astronautas para ir al planeta rojo. Ambas servirán para probar la tecnología y las operaciones necesarias para una misión de 1.000 días hasta Marte.

La NASA ha explicado cómo serán las dos primeras etapas de la misión tripulada a Marte que está programada para 2030. Greg Williams, ayudante del administrador asociado del Directorado de Exploración Humana y Operaciones, dio los detalles del plan esta misma semana. Tal como explicó, la primera fase consistirá en la construcción de una pequeña estación espacial cerca de la Luna, que servirá como punto de lanzamiento para las misiones a Marte, y la segunda en el envío de una misión tripulada de un año en una nave espacial, cerca del año 2027.Según ha informado Space.com,  la estación espacial lunar, conocida como «Deep-space Gateway», algo así como «puerta al espacio profundo», tendrá un doble propósito: servirá como lugar de pruebas para las operaciones y la tecnología necesarias para las misiones hacia el planeta rojo, y será el «puerto» desde el que se lanzará una misión tripulada de un año entero.

Plan global de la NASA para la exploración de Marte

Antes de eso, la NASA mandará al menos cinco misiones tripuladas a la Luna para enviar y montar el equipamiento necesario para la estación espacial. También lanzará el «Deep Space Transport», el vehículo que enviará a una tripulación a Marte, según explicó Williams en el «The Humans to Mars Summit», celebrado en Washington esta semana.

«Si podemos llevar a cabo una misión tripulada de un año en este transporte en el espacio cislunar (es decir, en la franja de espacio que está entre la Luna y la Tierra), creo que sabremos lo suficiente como para mandar esta cosa, tripulada, en una misión de 1.000 días hasta el sistema de Marte».

Estas misiones lunares dependerán mucho del nuevo cohete que está desarrollando la NASA: el Space Launch System (SLS), un nuevo cohete más potente y sofisticado que los que se están usando por el momento. Sin embargo, aún no hay una fecha fija para el primer vuelo del SLS, y no se sabe cuándo será tripulado por astronautas. En todo caso, está previsto que vuelen en la nueva cápsula Orión.

La otra clave será la estación espacial lunar. Su tarea, tal como informó William Gerstenmaier, administrador asociado para la Exploración Espacial y Operaciones de la NASA, será apoyar misiones robóticas hasta la superficie de la Luna y a otras muchas que tengan otros destinos en el Sistema Solar.

Construcción de la estación

La primera fase de la misión a Marte se llevará a cabo entre 2018 y 2026, y consistirá en cuatro misiones tripuladas al espacio cislunar para preparar elementos básicos para la futura estación: un módulo de propusión y energía, un hábitat, un módulo logístico para hacer investigaciones científicas y una esclusa para acoplar otros vehículos espaciales. Más adelante, la estación incorporará un brazo robótico y otra serie de dispositivos.

En una siguiente fase, desarrollada ya en 2027, se enviaría el «Deep Space Transport» sin tripular al espacio cislunar, y a continuación se embarcaría una tripulación desde la estación. A finales de esa década, se enviarían los suministros necesarios para alimentar el vuelo de 1.000 días hasta Marte.

Williams explicó que este plan está «evolucionando», y que podría cambiar a medida que las empresas espaciales y países vayan proporcionando apoyos. De hecho, aseguró, en los próximos años la agencia espacial se esforzará en aunar esfuerzos. El objetivo final será conseguir, con la NASA en el papel de director de orquesta, enviar una misión tripulada a Marte.

Fuente:

http://www.abc.es/ciencia/abci-nasa-volvera-conquistar-luna-antes-mandar-mision-humana-marte-201705111631_noticia.html

Japón planea llevar un astronauta a la Luna en 2030

Japón ha desvelado un ambicioso plan para poner un astronauta en la Luna en torno al año 2030. Es la primera vez que la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) anuncia su intención de enviar un astronauta más allá de la Estación Espacial Internacional.

La idea es unirse primero a la misión liderada por NASA de 2025 para construir una estación espacial en la órbita de la Luna, como paso previo al objetivo de NASA de llegar a Marte. Tokio espera que contribuir a esta misión multinacional y compartir tecnología japonesa le proporcionará un puesto en la estación desde donde eventualmente podría enviar un astronauta a la Luna.

El anuncio llega mientras China y la India están desarrollando sus programas espaciales. En noviembre la nave espacial Shenzhou-11 de China regresó a la Tierra trayendo de regreso dos astronautas después de la misión orbital más larga de este país. Pekín ha publicado también ilustraciones de una sonda y un róver que planea enviar al Planeta Rojo al final de la década.

NASA y otras agencias espaciales globales están esforzándose en enviar astronautas a Marte a lo largo de la década de 2030.

Japón ha desvelado un ambicioso plan para poner un astronauta en la Luna en torno al año 2030. Es la primera vez que la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) anuncia su intención de enviar un astronauta más allá de la Estación Espacial Internacional.

La idea es unirse primero a la misión liderada por NASA de 2025 para construir una estación espacial en la órbita de la Luna, como paso previo al objetivo de NASA de llegar a Marte. Tokio espera que contribuir a esta misión multinacional y compartir tecnología japonesa le proporcionará un puesto en la estación desde donde eventualmente podría enviar un astronauta a la Luna.

El anuncio llega mientras China y la India están desarrollando sus programas espaciales. En noviembre la nave espacial Shenzhou-11 de China regresó a la Tierra trayendo de regreso dos astronautas después de la misión orbital más larga de este país. Pekín ha publicado también ilustraciones de una sonda y un róver que planea enviar al Planeta Rojo al final de la década.

NASA y otras agencias espaciales globales están esforzándose en enviar astronautas a Marte a lo largo de la década de 2030.

Fuente:

https://sedaliada.wordpress.com/2017/07/03/planes-espaciales-japoneses-incluyen-la-luna/

La cámara del Lunar Reconnaissance Orbiter sobrevive al impacto de un meteoroide

El 13 de octubre de 2014 ocurrió algo muy extraño con la cámara a bordo del orbitador LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter) de NASA. La cámara, que normalmente produce imágenes bellamente nítidas de la superficie lunar, produjo una imagen desconcertante y movida. A partir del patrón que apareció en la imagen, los investigadores determinaron que la cámara debía de haber sido golpeada por un meteoroide diminuto.

LRO tiene instalado un sistema de tres cámaras montadas en la nave. Dos cámaras de ángulo estrecho captan imágenes en blanco y negro de alta resolución. La tercera cámara de gran ángulo capta imágenes de resolución moderara utilizando filtros para proporcionar información acerca de las propiedades y el color de la superficie lunar. Las cámaras de ángulo estrecho funcionan construyendo una imagen línea a línea. Captan la primera línea, entonces la órbita de la nave desplaza la cámara respecto de la superficie, y entonces capta la siguiente línea, y sigue así compilando las miles de líneas que constituyen una imagen completa.

Según Mark Robinson (ASU), el aspecto movido de la imagen captada es el resultado de una oscilación repentina y extremadamente transversal de la cámara. Los investigadores concluyeron que la cámara de ángulo estrecho de la izquierda sufrió un breve movimiento violento. Los científicos estimaron que el meteoroide tenía el tamaño de la mitad de la cabeza de un alfiler (0.8mm) asumiendo una velocidad de 7 kilómetros por segundo y una densidad correspondiente a la de una condrita ordinaria (2.7 gr/cc).

El meteoroide viajaba mucho más rápido que una bala. “La cámara de LRO fue golpeada y sobrevivió para seguir explorando la Luna”, afirma Robinson, “gracias al robusto diseño de Malin Space Science Systems”.

Fuente:

https://sedaliada.wordpress.com/2017/05/30/impacto-en-una-camara-del-lro/