La IAU pone nombre al lugar de aterrizaje de la sonda china Chang’e-4

POR Amelia Ortiz

Cinco lugares de la cara oculta de la Luna han recibido nombres oficiales, incluyendo el punto de aterrizaje de Chang’e-4. Los nombres tienen su significado en la cultura china, reflejando el origen del equipo humano de la sonda.

El grupo de trabajo de la IAU sobre nomenclatura de sistemas planetarios ha aprobado el nombre Statio Tianhe para el lugar de aterrizaje en el que la nave espacial china Chang’e-4 tocó tierra el 3 de enero de este año, convirtiéndose en el primer aterrizaje en la cara oculta de la Luna. El nombre Tianhe es el utilizado en chino antiguo para la Vía Láctea, que era el río celeste que separaba a Niulang y Zhinyu en el cuento popular “El vaquero y la doncella tejedora”.

Fuente:

https://observatori.uv.es/la-iau-pone-nombre-al-lugar-de-aterrizaje-de-la-sonda-china-change-4/

Un nuevo grupo de estudios para los amantes de la Luna

El 1º de marzo a las 19 horas se constituirá en Paraná la Sociedad Lunar Argentina, con la presencia de astrónomos profesionales y amateurs. Habrá tres conferencias destinadas al público en general.
La Luna ha acompañado al hombre desde siempre, como un símbolo de cambio (por sus fases) y de permanencia (siempre desaparece, siempre vuelve). También ha sido la depositaria de sus deseos más fervientes por alcanzar otros mundos, al ser el más cercano. La observación lunar ha tenido una importancia fundamental en la evolución de la astronomía y de la cultura misma. Primero a simple vista, calculando con precisión sus fases y movimientos, al punto de poder predecir los eclipses incluso partiendo de un modelo geocéntrico erróneo. La primera observación telescópica de la historia, por Galileo, fue de la Luna. Saber cómo era su superficie fue el primer impulso de conocimiento de la astronomía moderna y saber que tenía una superficie que compartía características con la Tierra-en vez de ser un astro puro y perfecto-inició la revolución que desplazó al hombre del centro del universo. Desde entonces, la observación lunar fue la más fructífera de todas, por 300 años sagaces observadores construyeron mapas con detalles de ese mundo al alcance del telescopio pero irritantemente lejano. Las mismas misiones espaciales que llevaron a los humanos a la Luna le deben más a la observación visual cuidadosa que a las pobres imágenes de las sondas de las décadas de los 50 y 60. Las misiones Apolo y las más modestas Lunokhod soviéticas resolvieron muchos de los misterios de la Luna, pero no todos. Sin embargo la astronomía lunar pasó de moda, primero con misiones como Pioneer y Cassini a los planetas exteriores y luego con la fascinación actual por la cosmología y la estructura del universo. Hasta el mismísimo Carl Sagan calificó a la Luna de “aburrida”. El auge de la astrofotografía desplazó a la observación visual, que implica conocer lo que se está observando, y la Luna pasó a ser un paisaje.
Pues bien, la Luna no es aburrida. La observación planetaria es la única que permite asomarse con un simple telescopio de aficionado a los detalles de un astro y además, los planetas y satélites se encuentran en un perpetuo cambio, por lo que cada observación es única. La Luna goza de esas ventajas superlativamente: los contrastes entre zonas en oscuridad y zonas iluminadas son dramáticos y la región por donde pasa dicho límite (el terminador) cambia conforme avanzan los minutos. Si agregamos los cambios que se producen por el movimiento de libración, cada observación registra un paisaje lunar que no se repetirá o se repetirá después de muchos años.
Y además son muchos los enigmas lunares, desde su misma formación. Pero muchos de esos enigmas necesitan de información obtenida de la observación. Sondas como “Lunar Orbiter” o “Lunar Reconnaissance Orbiter” fotografiaron la totalidad de la Luna en detalle, pero con la luz solar incidiendo frontalmente, lo que excluye las sombras que cambian el paisaje constantemente. Todavía no sabemos cuántos cráteres tienen particularidades en su suelo como zonas de distinta coloración o bandas brillantes, hasta donde se extienden con precisión los rayos brillantes de cráteres como Copernicus o Tycho, cuantos domos (algo así como volcanes extintos) hay o si realmente existen esas iluminaciones u oscurecimientos repentinos, imprevisibles y de poca duración llamados “Fenómenos Lunares Transitorios”. Y lo más excitante es que la observación meticulosa por aficionados con pequeños telescopios desde cielos urbanos es de suma utilidad para acumular información que permita resolver estos misterios.
Para promover la observación lunar entre una amplia gama de aficionados, desde el que recién se inicia al más experimentado, la Liga Iberoamericana de Astronomía (LIADA) y en particular su Sección Lunar decidió lanzar la Sociedad Lunar Argentina.
Pero además queremos difundir una de las más grandes aventuras humanas, que pensamos que conocemos pero desconocemos: la exploración espacial y en particular las misiones Apolo y sus alunizajes tripulados, devolverles su perdida carga simbólica. Podrá ser una utopía querer que los niños vuelvan a soñar con ser astronautas cuando sean grandes, pero nada malo hay en reivindicar la aventura y la sed de conocer y viajar. Promover la exploración de la Luna, con el mismo espíritu de las viejas sociedades que en los treinta promovían los viajes espaciales cuando todos pensaban que eran imposibles.
La Sociedad Lunar Argentina (SLA) nace con el mismo espíritu de asociaciones astronómicas especializadas como International Meteor Organization (IMO) para la observación de meteoros o la Association of Lunar and Planetary Observers (ALPO) para la observación de planetas y la Luna. En América Latina la norma son las asociaciones astronómicas que hacen difusión u observación de la astronomía en general, y no suelen contemplar la importancia filosófica y antropológica de la astronomía como madre de las ciencias. Nosotros intentaremos rescatar la astronomía y la exploración espacial del encasillamiento en las ciencias duras y reflexionar sobre cómo moldean nuestra cosmovisión. Y, sobre todo, promover la observación lunar, que permite que todos aportemos nuestro granito de arena al conocimiento del que seguramente será el segundo hogar de la humanidad.
En nombre de la Liga Iberoamericana de Astronomía y de la Sociedad Lunar Argentina extendemos al público en general la invitación a sumarse al inicio de esta aventura, que será en el salón de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos (San Martín nº 553, frente a Plaza Alvear) a partir de las 19. Se podrán disfrutar tres conferencias: “Observación y exploración Lunar: Pasado, presente y futuro” (Alberto Anunziato), “Movimientos Lunares” (Prof. Dr. Raúl Roberto Podestá) y “Un reloj en la Luna” (Dr. Roberto Aquilano).
La entrada es libre y gratuita y no se necesitan conocimientos astronómicos, solamente ganas de explorar.
Recuadro aparte
La más genuina experiencia de observación siempre será a través del ocular de un telescopio. Nuestra región tiene el privilegio de contar con el Observatorio de Oro Verde de la Asociación Entrerriana de Astronomía (AEA), en el que el público puede acceder a las maravillas de nuestro cielo, incluida la Luna. Todos los sábados de 21 a 23 horas, siempre que no esté nublado. La AEA es además pionera en la observación lunar.

Los observadores lunares de la LIADA en “THE LUNAR OBSERVER” de febrero 2019

Cumplimos 43 meses seguidos de observaciones reportadas y aprobadas por ALPO y publicadas en su revista especializada de temática lunar: “The Lunar Observer”.

La revista se puede descargar de la web de ALPO:  http://moon.scopesandscapes.com/tlo.pdf y también del siguiente link:

https://drive.google.com/file/d/1YKxH1WsKBRtQ7ItkRb7Esb_WoGe0MMkS/view?usp=sharing

En la página 7 se publica el dibujo y el texto de Alberto Anunziato de Ansgarius P y C, que ya compartimos en una entrada anterior.

En “Lunar topographical studies” se mencionan las siguientes observaciones (pág.11):

OBSERVATIONS RECEIVED

ALBERTO ANUNZIATO – ORO VERDE, ARGENTINA. Drawing of Ansgarius.

SERGIO BAMBINO – MONTEVIDEO, URUGUAY. Digital images of Mare Serenitatis & Mare Tranquilitatis.

JAIRO CHEVEZ – POPAYÁN,COLUMBIA. Digital images of Aristarchus, Mare Crisium, Maurolycus, Montes Apenninus, Plato, Tycho & Walther.

HOWARD ESKILDSEN – OCALA, FLORIDA, USA. Digital images of eclipsed Moon (28).

ROBERT HAYS – WORTH, ILLINOIS, USA. Drawings of Eutecmon & Plato.

RICHARD HILL – TUCSON, ARIZONA, USA. Digital images of Apollo 14 area, Eudymion, Fra Mauro (2), Mare Crisium & Montes Caucasus.

DAVID TESKE – LOUISVILLE, MISSISSIPPI, USA. Digital images of full Moon & Lacus Mortis.

Y se seleccionaron para ilustrar la sección imágenes de Sergio Babini (páginas 11 y 12):

Mare Tranquilitatis:

Mare Serenitatis:

Y de Jairo Chavez (páginas 12 y 13)

Maurolycus:

Montes Apenninus:

Walther:

El róver de Chang’e 4 visto por LRO

El róver de Chang’e 4 visto por LRO

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 12 FEBRERO, 2019 ·

12/2/2019 de Goddard Space Flight Center


La sonda de aterrizaje Chang’e 4 (cerca de la punta de la flecha izquierda) y el róver (cerca de la punta de la flecha derecha) entre cráteres del fondo del cráter Von Kármán. Crédito: NASA/Goddard/Arizona State University.

El 30 de enero de 2019, la cámara LROC de la nave Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) tomó una instantánea espectacular centrada en el lugar de aterrizaje de Chang’e 4, en el fondo del cráter Von Kármán. En ese momento, el orbitador LRO se encontraba a más de 200 kilómetros del lugar de aterrizaje por lo que Chang’e 4 tenía el tamaño de solo unos pocos pixeles y el róver no podía verse.

Al día siguiente, LRO se encontraba más cerca del lugar y tomó una nueva instantánea en la que sí se pudo apreciar el pequeño róver Yutu-2 (dos pixeles) justo al norte de la sonda. Además también eran visibles en esta ocasión las sombras arrojadas por la sonda y el róver.

Poco tiempo después de la formación del cráter Von Kármán, su suelo quedó cubierto por erupciones de lava basáltica, de modo parecido a las erupciones en Hawái del verano pasado. Chang’e recopilará medidas de la composición de estas rocas basálticas de la cara oculta de la Luna y los científicos lunares esperan ansiosos sus resultados. ¿Las rocas volcánicas de la cara oculta difieren de los basaltos recogidos en la cara visible?

[Fuente]

La Tierra y el lado oculto de la Luna, en una espectacular foto

La obtuvo un satélite de China. Además, la NASA logró fotografiar por primera vez a la sonda asiática que hizo historia el mes pasado.

Una cámara a bordo del satélite chino Longjang-2 logró tomar una espectacular imagen que brinda dos novedosos aportes: revelar más detalles la cara oculta de la Luna y mostrar -al mismo tiempo- cómo se ve el planeta Tierra cuando no es el protagonista y sale en segundo plano. Y otro satélite, esta vez de la NASA, logró fotografiar al gran protagonista del mal llamado lado oscuro: el robot chino que aterrizó allí el mes pasado.

 

La instantánea de la Tierra y la Luna fue tomada con una cámara conectada a un transceptor de radioaficionado a bordo del satélite chino Longjiang 2 –actualmente en órbita alrededor de la Luna– y luego transmitida a la Tierra, donde fue recibida con el radiotelescopio Dwingeloo, en Países Bajos.

Según un comunicado de este observatorio, esta imagen representa la culminación de varias sesiones de observación en los últimos meses en las que se usó el telescopio Dwingeloo en colaboración con el equipo chino de la Universidad de Tecnología de Harbin, fabricante del transceptor de radio a bordo del Longjiang-2, y radioaficionados por todo el mundo.

El transceptor a bordo del Longjiang-2 fue diseñado para permitir a los radioaficionados transmitir telemetría de enlace descendente y retransmitir mensajes a través de un satélite en órbita lunar, así como ordenar que tome imágenes de enlace descendente. En eso tuvo éxito, ya que muchos radioaficionados recibieron telemetría y datos de imagen.

El robot Yutu-2 es el elemento clave de la misión, que China logró aterrizar el 3 de enero en una misión histórica. El rover ya está explorando la superficie lunar, donde además los chinos consiguieron otro hito: hacer que brote una planta.

El rover chino que ya recorre el lado oculto de la Luna (AFP)

Chang’e-4 aterrizó en el suelo del cráter Von Kármán de la Luna, de 186 kilómetros de diámetro. Cuatro semanas después, otra sonda, pero esta vez de la NASA, logró fotografiarlo. El orbitador Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de la agencia estadounidense se acercó al cráter desde el este, giró 70 grados hacia el oeste y tomó una espectacular vista mirando hacia el oeste.

Debido a que la LRO estaba a 330 kilómetros al este del lugar de aterrizaje, el módulo chino apenas representa unos dos píxeles de ancho (el punto brillante entre las dos flechas), y el pequeño rover no es detectable. La enorme cadena montañosa en el fondo es la pared oeste del cráter Von Kármán, que se eleva a más de 3.000 metros sobre el suelo, informa la NASA.

Debido a que la LRO estaba a 330 kilómetros al este del lugar de aterrizaje, el módulo chino apenas representa unos dos píxeles de ancho (el punto brillante entre las dos flechas), y el pequeño rover no es detectable. La enorme cadena montañosa en el fondo es la pared oeste del cráter Von Kármán, que se eleva a más de 3.000 metros sobre el suelo, informa la NASA.

El pequeño punto entre las dos flechas es Chang’e 4, la misión china en el lado oculto de la luna (LRO/NASA)

Fuente:

https://www.clarin.com/sociedad/tierra-lado-oculto-luna-espectacular-foto_0_nc42PyiZt.html