Despedida de la Sección Lunar de la Asociación Entrerriana de Astronomía (AEA). “THE LUNAR OBSERVER” de julio de 2017. Dos años seguidos y fin de ciclo.

Ha aparecido la edición de julio 2017 de “The Lunar Observer”, la revista de observación lunar de la ALPO (Association of Lunar and Planetary Observers). Dicha revista se puede descargar de la web de ALPO: http://alpo-astronomy.org/ y también del siguiente link https://drive.google.com/file/d/0B-Dhf119f9EwYmU1dW04SXV4Qlk/view?usp=sharing ). En esta edición se cumplen 24 meses ininterrumpidos de observaciones reportadas a la revista y aceptadas por la misma. El lector podrá recorrer cada uno de los números y apreciar el aporte crucial de la Sección Lunar de la AEA. Probablemente no hemos apreciado completamente la importancia de que observaciones de nuestra asociación hayan tenido un lugar tan importante en la elite de la observación lunar mundial. Y no se trata solamente de que nuestras imágenes sean seleccionadas para aparecer. Lo más importante es que las imágenes con nuestras observaciones integran una base de datos mundial a disposición de quien quiera realizar estudios lunares.

Como el lector habrá apreciado en entradas anteriores, hace ya varios meses que no aportamos observaciones desde el Observatorio de Oro Verde. Elegimos esta fecha simbólica, dos años de reportes ininterrumpidos, para cerrar lo que consideramos un periodo glorioso de nuestra Sección Lunar. Seguramente vendrán otros que tomen la posta. Quien escribe seguirá con la observación visual lunar, pero la AEA tiene una gran tradición astrofotográfica como para publicar dibujos ilustrativos de nuestras observaciones. Quien quiera seguir nuestras observaciones personales podrá seguir haciéndolo desde http://observadoreslunares.blogspot.com.ar/ y la web de la Sección Lunar de la Liga Iberoamericana de Astronomía (LIADA): https://observacionlunar.wordpress.com/

Para ilustrar la Sección “Focus On”, dedicada a Messier y otros cráteres oblicuos, se eligió una antigua observación de Messier de Francisco Alsina Cardinalli (pág.11).

En la sección “Lunar Topographical Studies” se mencionan las siguientes observaciones (pág.16):

 

FRANCISCO ALSINA CARDINALI – ORO VERDE, ARGENTINA. Digital images of Messier(2).

MAURICE COLLINS – PALMERSTON NORTH, NEW ZEALAND. Digital images of 5(2), 7, 8, 9 & 12(2) day moon, & Mons Rumker.

JOHN DUCHEK – St. LOUIS, MISSOURI, USA. Digital image of Messier.

ROBERT HAYS – WORTH, ILLINOIS, USA. Drawings of Messier & Posidonius P-Luther.

RICHARD HILL – TUCSON, ARIZONA, USA. Digital images of Copernicus, Messier(5), Petavius, Posidonius & Sinus Iridum

JERRY HUBBELL – LOCUST GROVE, VIRGINIA, USA. Digital image of 1st Qtr. Temninator.

DAVID JACKSON – REYNOLDSBURG, OHIO, USA. Digital image of eastern moon maria.

ALBERTO MARTOS, NIEVES del RÍO, JOSÉ CASTILLO, & ANTONIO NOYA – MADRID, SPAIN. Digital images of Messier(3) & waxing crescent.

DAVID TESKE – STARKVILLE, MISSISSIPPI, USA. Digital images(4) & drawings(3) of Messier

En la Sección “Lunar Geological Change Detection Program” (págs. 19 y siguientes) aparecen nuestras colaboraciones con este programa dirigido por al astrofísico inglés Anthony Cook cuyo objetivo es analizar reportes históricos de Fenómenos Lunares Transitorios y revisar la gradación otorgada a los mismos:

Observations for May were received from the following observers: Jay Albert (Lake Worth, FL, USA – ALPO) observed: Aristarchus, Censorinus, Daniell, Gassendi, Mons Pico, Plato, Promontorium Agarum, and Vallis Schroteri. Alberto Anunziato (Paraná, Argentina – AEA) observed: Alphonsus, Censorinus, Gassendi, Petavius, and Promontorium Agarum. Maurice Collins (Palmerston North, New Zealand – RAS NZ) imaged: Alphonsus, Deslandres, Maginus, Mare Imbrium, Mare Vaporum, Montes Caucasus, Moretus, Plato, Tycho, W. Bond, and several other features. Anthony Cook (Aberystwyth University and Newtown, ALPO/BAA) imaged several features. Marie Cook (Mundesley, UK – BAA) observed Manilius. John Duchek (Carrizozo, NM, USA – ALPO) imaged the earthshine, Mare Crisium, and Torricelli B. Les Fry (Elan Valley, UK – NAS) imaged several features. Marcelo Gundlach (Bolivia IACCB) imaged Copernicus. Rik Hill (Tucson, AZ – ALPO/BAA) imaged Posidonius. Nigel Longshaw (Oldham, UK, BAA) observed: Bullialdus, Eratosthenes, and Messier. Franco Taccogna (Italy – UAI) imaged Endymion, Eratosthenes, Lacus Mortis, Posidonius, and several features. Aldo Tonon (Italy – UAI) imaged Eratosthenes. Derrick Ward (Swindon, UK, BAA) imaged: Eudoxus, Lichenberg, and Manilius

Con más detalle, en la página 23 aparece el análisis de nuestra observación visual de Gassendi para revisar la gradación de un evento de 1990.

Es un orgullo ser protagonistas por dos años seguidos de la edición de la “biblia lunar”, porque es un reconocimiento externo a la calidad de nuestras observaciones, especialmente la participación en el “Lunar Geological Change Detection Program”, que puso a nuestra asociación en la investigación científica del gran enigma lunar.

Cómo rescatar a un astronauta en la Luna

Durante una misión espacial simulada bajo el agua, ESA ha probado un ingenioso concepto para llevar de forma segura astronautas a la base si se encuentran incapacitados durante una exploración lunar.

Cuatro “acuanautas”, incluyendo a Pedro Duque de ESA y Kjell Lindgren de NASA, han participado en la vigésimo segunda de las Operaciones de Misión en Ambientes Extremos (NEEMO-2) de NASA, pasando 10 días en el hábitat Aquarius a 20 metros bajo el nivel del mar en la costa de los Cayos de la Florida. El objetivo es simular aspectos de la exploración espacial para comprobar equipos, procedimientos y operaciones nuevos. Los acuanautas realizaron “paseos acuáticos” regulares y, ajustando su flotabilidad, simularon los niveles de gravedad que se encuentran en la Luna o en Marte.

Pedro explica: “La misión ha sido al mismo tiempo familiar y única. Familiar porque se parece a los vuelos espaciales – desde la preparación de la misión, cronogramas, prioridades, ‘lanzamiento’ cuando buceamos hacia la base y reuniones diarias, pero el ambiente es único, viviendo y trabajando en el fondo del mar”.

El entrenador de astronautas de ESA Hervé Stevenin se unió a la misión NEEMO-22 para probar un nuevo dispositivo diseñado para ayudar a un astronauta que se encuentre en apuros en la Luna. El dispositivo “Lunar Evacuation System Assembly” permite rescatar rápidamente a un astronauta en la superficie de la Luna teniendo en cuenta la movilidad limitada de los trajes espaciales. Una estructura plegable con forma de pirámide sobre ruedas se abre por encima del astronauta, levanta el cuerpo utilizando poleas y lo coloca sobre una camilla con ruedas. Pedro y Kjell hicieron turnos para ser el astronauta herido y el rescatador.

Fuente: AstroNoticias RedLIADA “Semper Observadum”
www.sedaliada.wordpress.com

La LROC comprueba cambios en la Luna

La Lunar Reconnaissance Orbiter Camera (LROC) a bordo del LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter) ha venido mapeando sistemáticamente la Luna desde 2009. Con su Narrow Angel Camera (NAC) de alta resolución ha obtenido más de un millón de imágenes, de las cuales 10.000 corresponden a regiones lunares en las que se obtuvieron imágenes previas en las mismas condiciones de iluminación y geografía observacional. La comparación de ambas imágenes (o del “par temporal”) permite rastrear la aparición de cambios en la superficie lunar. Es lo que ha logrado la School of Earth and Space Exploration de la Universidad de Arizona. Usando un software de detección automática de posibles cambios, se aplicó un filtro a esos pares temporales de imágenes y se detectaron 46.057 posibles cambios en la superficie, de los cuales el 56% fue confirmado por una posterior inspección humana.

Los resultados contradicen el lugar común, incluso entre los divulgadores científicos, de la supuesta falta de cambios en la Luna:

225 nuevos cráteres de impacto de entre 1.5 y 43 metros de diámetro.

26.000 cambios de superficie consistentes en cambios de reflectividad (algunos provocados quizás por impactos que hayan dejado un cambio por debajo del límite observacional del instrumento).

7 nuevos eventos de deslizamiento de terreno dentro de cráteres de impacto de la era Copernicana, algunos producidos por impactos en las laderas de los cráteres, como en la imagen de la izquierda, otros sin rastros de impacto, como en la imagen de la derecha, producidos o por eventos sísmicos (“ lunamotos”) o por impactos meteoríticos lejanos.

La verificación de cambios en la superficie lunar es un poderoso argumento para el estudio científico de los llamados “Fenómenos Lunares Transitorios”, del que participa nuestra Sección Lunar.

Fuente:

DYNAMIC MOON REVEALED WITH HIGH RESOLUTION TEMPORAL IMAGING. E. J. Speyerer1, M. S. Robinson1, R. Z. Povilaitis1, and R. V. Wagner1, 1School of Earth and Space Exploration, Arizona State University, Tempe, AZ (espeyere@asu.edu).

La NASA volverá a conquistar la Luna antes de mandar su misión humana a Marte-

Instalará una estación espacial lunar y llevará a cabo una misión tripulada de un año en la nueva nave que usarán los astronautas para ir al planeta rojo. Ambas servirán para probar la tecnología y las operaciones necesarias para una misión de 1.000 días hasta Marte.

La NASA ha explicado cómo serán las dos primeras etapas de la misión tripulada a Marte que está programada para 2030. Greg Williams, ayudante del administrador asociado del Directorado de Exploración Humana y Operaciones, dio los detalles del plan esta misma semana. Tal como explicó, la primera fase consistirá en la construcción de una pequeña estación espacial cerca de la Luna, que servirá como punto de lanzamiento para las misiones a Marte, y la segunda en el envío de una misión tripulada de un año en una nave espacial, cerca del año 2027.Según ha informado Space.com,  la estación espacial lunar, conocida como «Deep-space Gateway», algo así como «puerta al espacio profundo», tendrá un doble propósito: servirá como lugar de pruebas para las operaciones y la tecnología necesarias para las misiones hacia el planeta rojo, y será el «puerto» desde el que se lanzará una misión tripulada de un año entero.

Plan global de la NASA para la exploración de Marte

Antes de eso, la NASA mandará al menos cinco misiones tripuladas a la Luna para enviar y montar el equipamiento necesario para la estación espacial. También lanzará el «Deep Space Transport», el vehículo que enviará a una tripulación a Marte, según explicó Williams en el «The Humans to Mars Summit», celebrado en Washington esta semana.

«Si podemos llevar a cabo una misión tripulada de un año en este transporte en el espacio cislunar (es decir, en la franja de espacio que está entre la Luna y la Tierra), creo que sabremos lo suficiente como para mandar esta cosa, tripulada, en una misión de 1.000 días hasta el sistema de Marte».

Estas misiones lunares dependerán mucho del nuevo cohete que está desarrollando la NASA: el Space Launch System (SLS), un nuevo cohete más potente y sofisticado que los que se están usando por el momento. Sin embargo, aún no hay una fecha fija para el primer vuelo del SLS, y no se sabe cuándo será tripulado por astronautas. En todo caso, está previsto que vuelen en la nueva cápsula Orión.

La otra clave será la estación espacial lunar. Su tarea, tal como informó William Gerstenmaier, administrador asociado para la Exploración Espacial y Operaciones de la NASA, será apoyar misiones robóticas hasta la superficie de la Luna y a otras muchas que tengan otros destinos en el Sistema Solar.

Construcción de la estación

La primera fase de la misión a Marte se llevará a cabo entre 2018 y 2026, y consistirá en cuatro misiones tripuladas al espacio cislunar para preparar elementos básicos para la futura estación: un módulo de propusión y energía, un hábitat, un módulo logístico para hacer investigaciones científicas y una esclusa para acoplar otros vehículos espaciales. Más adelante, la estación incorporará un brazo robótico y otra serie de dispositivos.

En una siguiente fase, desarrollada ya en 2027, se enviaría el «Deep Space Transport» sin tripular al espacio cislunar, y a continuación se embarcaría una tripulación desde la estación. A finales de esa década, se enviarían los suministros necesarios para alimentar el vuelo de 1.000 días hasta Marte.

Williams explicó que este plan está «evolucionando», y que podría cambiar a medida que las empresas espaciales y países vayan proporcionando apoyos. De hecho, aseguró, en los próximos años la agencia espacial se esforzará en aunar esfuerzos. El objetivo final será conseguir, con la NASA en el papel de director de orquesta, enviar una misión tripulada a Marte.

Fuente:

http://www.abc.es/ciencia/abci-nasa-volvera-conquistar-luna-antes-mandar-mision-humana-marte-201705111631_noticia.html

Japón planea llevar un astronauta a la Luna en 2030

Japón ha desvelado un ambicioso plan para poner un astronauta en la Luna en torno al año 2030. Es la primera vez que la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) anuncia su intención de enviar un astronauta más allá de la Estación Espacial Internacional.

La idea es unirse primero a la misión liderada por NASA de 2025 para construir una estación espacial en la órbita de la Luna, como paso previo al objetivo de NASA de llegar a Marte. Tokio espera que contribuir a esta misión multinacional y compartir tecnología japonesa le proporcionará un puesto en la estación desde donde eventualmente podría enviar un astronauta a la Luna.

El anuncio llega mientras China y la India están desarrollando sus programas espaciales. En noviembre la nave espacial Shenzhou-11 de China regresó a la Tierra trayendo de regreso dos astronautas después de la misión orbital más larga de este país. Pekín ha publicado también ilustraciones de una sonda y un róver que planea enviar al Planeta Rojo al final de la década.

NASA y otras agencias espaciales globales están esforzándose en enviar astronautas a Marte a lo largo de la década de 2030.

Japón ha desvelado un ambicioso plan para poner un astronauta en la Luna en torno al año 2030. Es la primera vez que la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) anuncia su intención de enviar un astronauta más allá de la Estación Espacial Internacional.

La idea es unirse primero a la misión liderada por NASA de 2025 para construir una estación espacial en la órbita de la Luna, como paso previo al objetivo de NASA de llegar a Marte. Tokio espera que contribuir a esta misión multinacional y compartir tecnología japonesa le proporcionará un puesto en la estación desde donde eventualmente podría enviar un astronauta a la Luna.

El anuncio llega mientras China y la India están desarrollando sus programas espaciales. En noviembre la nave espacial Shenzhou-11 de China regresó a la Tierra trayendo de regreso dos astronautas después de la misión orbital más larga de este país. Pekín ha publicado también ilustraciones de una sonda y un róver que planea enviar al Planeta Rojo al final de la década.

NASA y otras agencias espaciales globales están esforzándose en enviar astronautas a Marte a lo largo de la década de 2030.

Fuente:

https://sedaliada.wordpress.com/2017/07/03/planes-espaciales-japoneses-incluyen-la-luna/