Los observadores lunares de la LIADA en “THE LUNAR OBSERVER” de junio 2017

Volvemos a estar presentes en la “Biblia” de la observación lunar, la revista de la Sección Lunar de la ALPO (Association of Lunar and Planetary Observers) “The Lunar Observer”. Con la edición de Junio de 2017 son 23 meses consecutivos de aportes.

La revista se puede descargar de la web de ALPO:  http://moon.scopesandscapes.com/tlo.pdf y también del siguiente link https://drive.google.com/file/d/0B-Dhf119f9EwalFvT0xqSE5lcjQ/view?usp=sharing

En la sección “Recent topographical observations” aparece una ilustración del cráter Luther con un texto, cuya traducción publicamos en una entrada reciente (pág.7).

En “Lunar Topographical Studies” (pág.7) aparecen las siguientes observaciones:

ALBERTO ANUNZIATO—PARANÁ,, ARGENTINA. Drawing of Luther.

MAURICE COLLINS – PALMERSTON NORTH, NEW ZEALAND. Digital images of 5, 8, 9 & 12 day moon, Alphonsus, Archimedes, Deslandres, Maginus, Mare Imbrium, Montes Caucasus, Moretus, Plato, Sinus Medii & W. Bond.

HOWARD ESKILDSEN – OCALA, FLORIDA, USA. Digital images of Clavius & Schiller-Zuchius.

MARCELO GUNDLACH – COCHABAMBA, BOLIVIA. Digital images of Lade & Mare Imbrium triangle.

RICHARD HILL – TUCSON, ARIZONA, USA. Digital images of Hortensius, Ptolemaus & Vitello.

DAVID TESKE – STARKVILLE, MISSISSIPPI, USA. Digital images of Aristarchus & Schickard.

Y se escogieron las siguientes para ilustrar la sección (págs. 9 y 10):

Copernicus

 

may/06/2017 03:02 TU

 

Refractor 150mm F/8 + Canon Digital camera Power-Shot A-620 7.1 Mpxl

 

10 imágenes procesadas con Registax

En la Sección “Lunar Geological Change Detection Program” (pág.11 y siguientes) aparecen nuestras observaciones al programa:

Observations for April were received from the following observers: Jay Albert (Lake Worth, FL, USA – ALPO) observed: Aristarchus, Censorinus, Eimmart, Heordotus, Hyginus, Lubbock, Mare Crisium, Mons Piton, Plato, Promontorium Agarum, Promontorium Laplace, Ross D, and Torricelli D. Alberto Anunziato (Paraná, Argentina – AEA) observed: Aristarchus, Curtis, Jansen, Messier, and Posidonius J. Maurice Collins (Palmerston North, New Zealand – RAS NZ) took some whole Moon images. Anthony Cook (Torrevieja, Spain- ALPO/BAA) imaged several features. Marie Cook (Mundesley, UK – BAA) observed Censorinus, Gassendi, Kepler, Proclus and Theaetetus. John Duchek (Carrizozo, NM, USA – ALPO) imaged Cichus. Les Fry (Elan Valley, UK – NAS) imaged several features. Rik Hill (Tucson, AZ – ALPO/BAA) imaged Aristotles, Fracastorius, Hortensius, Lacus Mortis, Mare Australe, and Ptolemaeus. Franco Taccogna (Italy – UAI) imaged Aristarchus, Earthshine, Theaetetus, and several features.

Pese a limitarnos a la observación visual, Anthony Cook eligió una observación nuestra de Posidonius J para analizar un reporte histórico de FLT (fenómeno lunar transitorio) de 2008, consistente en la observación de un parche brillante en centro de dicho cráter que nosotros pudimos comprobar que no corresponde al aspecto normal del cráter en las mismas condiciones de iluminación. No importa lo precaria que sean las condiciones, la observación es SIEMPRE valiosa.

La cámara del Lunar Reconnaissance Orbiter sobrevive al impacto de un meteoroide

El 13 de octubre de 2014 ocurrió algo muy extraño con la cámara a bordo del orbitador LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter) de NASA. La cámara, que normalmente produce imágenes bellamente nítidas de la superficie lunar, produjo una imagen desconcertante y movida. A partir del patrón que apareció en la imagen, los investigadores determinaron que la cámara debía de haber sido golpeada por un meteoroide diminuto.

LRO tiene instalado un sistema de tres cámaras montadas en la nave. Dos cámaras de ángulo estrecho captan imágenes en blanco y negro de alta resolución. La tercera cámara de gran ángulo capta imágenes de resolución moderara utilizando filtros para proporcionar información acerca de las propiedades y el color de la superficie lunar. Las cámaras de ángulo estrecho funcionan construyendo una imagen línea a línea. Captan la primera línea, entonces la órbita de la nave desplaza la cámara respecto de la superficie, y entonces capta la siguiente línea, y sigue así compilando las miles de líneas que constituyen una imagen completa.

Según Mark Robinson (ASU), el aspecto movido de la imagen captada es el resultado de una oscilación repentina y extremadamente transversal de la cámara. Los investigadores concluyeron que la cámara de ángulo estrecho de la izquierda sufrió un breve movimiento violento. Los científicos estimaron que el meteoroide tenía el tamaño de la mitad de la cabeza de un alfiler (0.8mm) asumiendo una velocidad de 7 kilómetros por segundo y una densidad correspondiente a la de una condrita ordinaria (2.7 gr/cc).

El meteoroide viajaba mucho más rápido que una bala. “La cámara de LRO fue golpeada y sobrevivió para seguir explorando la Luna”, afirma Robinson, “gracias al robusto diseño de Malin Space Science Systems”.

Fuente:

https://sedaliada.wordpress.com/2017/05/30/impacto-en-una-camara-del-lro/

Luther cerca del terminador

El Virtual Moon Atlas define a Luther como un “craterlet”, de hecho su diámetro es de apenas 9 kilómetros. Pero el 2 de mayo (01,30 a 02.00) proyectaba una enorme sombra sobre el Mare Serenitatis en dirección a Posidonius. Es un cráter de impacto especial, está “sobre los hombros de un gigante”, se ubica sobre un dorsum y así sus paredes exteriores, elevadas al momento del impacto, proyectan una sombra mucho más larga que la que proyectaría si Luther estuviera directamente en el mar lunar. Fue interesante observar lo brillante que aparecía el borde del cráter en contraste con lo oscuro de su interior, con una sombra más negra que la sombra proyectada por el cráter.

Luther está sobre una de las últimas estribaciones de Dorsa Smirnov. A colongitude 340.9º y tan cerca del terminador (que pasaba por el centro del Mare Serenitatis) son visibles algunos detalles del dorsum como la sombra en sus laderas zonas iluminadas por la luz solar en ángulo bajo, especialmente una zona situada al sur.  Cuando observaba señalé en el borrador del dibujo tres zonas brillantes al este, alineadas por orden de brillo. Grande fue mi sorpresa al descubrir que esas manchas brillantes eran 3 domos conocidos como Luther domes ((page 76 of the Photographic Moon Book of Alan Chu). De manera que los agregué a mi catálogo personal de domos observados con mi pequeño telescopio.

Traducción del texto aparecido en el número de junio 2017 de “The lunar observer”.

Name and location of observer: Alberto Anunziato (Paraná, Argentina).

Name of feature: Luther.

Date and time (UT) of observation: 05-02-2017-01:30 to 02.00.

Size and type of telescope used: 105  mm. Maksutov-Cassegrain (Meade EX 105) .

Magnification: 154X

Orbitador de la NASA encuentra nueva evidencia de escarcha en la superficie de la Luna

 

Un equipo de científicos ha identificado en datos del orbitador LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter) de la NASA  áreas brillantes en cráteres cerca del polo sur de la Luna que son suficientemente fríos como para tener escarcha en la superficie. La nueva evidencia procede de un análisis que combina las temperaturas en la superficie con información acerca de la cantidad de luz reflejada desde la superficie de la Luna.

“Encontramos que los lugares más fríos cerca del polo sur de la Luna son también los más brillantes, más brillantes de lo que esperaríamos por las condiciones del terreno, y esto puede indicar la presencia de escarcha en la superficie”, comenta Elizabeth Fisher , autora principal del estudio publicado en Icarus. Fisher realizó el análisis de los datos mientras investigaba para la University of Hawai‘i en Manoa como estudiante. Actualmente trabaja en la Brown University.

 

Los depósitos de hielo tienen apariencia de estar fragmentados y ser delgados, y es posible que estén mezclados con la capa superficial de polvo y rocas pequeñas llamada regolito. Los investigadores afirman que no observan extensiones de hielo parecidas a un estanque helado o pista de patinaje. Por el contrario, lo que observan son señales de escarcha superficial.

La escarcha fue hallada en trampas frías cercanas al polo sur de la Luna. Las trampas frías son áreas en oscuridad permanente (situadas en el fondo de cráteres profundos o en una parte de la pared del cráter que no recibe luz directa del sol) donde las temperaturas permanecen por debajo de -163ºC (-260 º Farenheit). Bajo estas condiciones, el hielo de agua puede persistir durante millones o miles de millones de años.

Hace más de medio siglo, los científicos sugirieron que las trampas heladas lunares podrían almacenar hielo de agua, pero confirmar esa hipótesis resultó ser un desafío. Las observaciones hechas por el Lunar Prospector de la NASA a fines de la década de 1990 identificaron áreas ricas en hidrógeno cerca de los polos de la luna, pero no pudieron determinar si ese hidrógeno estaba unido en agua o estaba presente de alguna otra forma. La comprensión de la naturaleza de estos depósitos ha sido uno de los objetivos principales del  LRO, que ha estado orbitando la Luna desde 2009.

Fisher y sus colegas encontraron evidencia de escarcha lunar comparando las lecturas de temperatura del instrumento Diviner del LRO con mediciones de brillo del Lunar Orbiter Laser Altimeter o LOLA. En estas comparaciones, las áreas más frías cerca del polo sur también eran muy brillantes, lo que indica la presencia de hielo u otros materiales altamente reflectantes. Los investigadores observaron las temperaturas superficiales máximas, porque el hielo de agua no durará si la temperatura se acerca por encima del umbral crucial.

Los hallazgos son consistentes con el análisis de otro equipo de los datos de LRO, reportado en 2015. Ese estudio comparó las temperaturas pico con los rayos ultravioleta, u UV, del Lyman-Alpha Mapping Project, o LAMP. Tanto LOLA como LAMP son capaces de medir el brillo superficial sin luz solar. LOLA lo hace midiendo la luz láser reflejada, y LAMP, midiendo la luz de las estrellas reflejada y la claridad del cielo UV del hidrógeno.

“Estos hallazgos demuestran una vez más el valor de estudiar la luna desde órbita a largo plazo”, dijo John Keller, el científico del proyecto LRO en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland. “Todo este trabajo comienza con completos conjuntos de datos formados por años de mediciones continuas”.

Juntos, los dos estudios refuerzan el caso de que hay escarcha en las trampas frías cerca del polo sur de la luna. Hasta ahora, sin embargo, los investigadores no han visto los mismos signos cerca del polo norte de la luna.

“Lo que siempre ha sido intrigante sobre la luna es que esperamos encontrar hielo donde las temperaturas son lo suficientemente frías para el hielo, pero eso no es lo que vemos”, dijo Matt Siegler, investigador del Planetary Science Institute de Dallas, Texas, y co-autor del  estudio.

El hielo de agua y otros depósitos también han sido identificados en trampas frías cerca del polo norte en Mercurio. Aunque es el planeta más cercano al Sol, Mercurio parece tener hasta 400 veces más hielo que la Luna, según la estimación de Siegler. Los científicos todavía están determinando cual escenario es “más normal”.

Otra pregunta tentadora es cuán viejo es el hielo de la luna. Si el agua fue suministrada por cometas helados o asteroides, podría ser tan antigua como el sistema solar y podría marcar la entrega temprana de agua a la Tierra y a la Luna. Pero si el agua fue producida por reacciones químicas impulsadas por el viento solar, es mucho más reciente. O ambos pueden ser verdad. Podría haber depósitos de hielo muy antiguo enterrados bajo tierra y agua nueva en la superficie.

En cualquier caso, dijo Siegler, hay suficiente evidencia ahora para  una investigación más profunda. No sólo el hielo de la luna podría proporcionar recursos para la exploración, sino que también podría ayudarnos a entender los orígenes del agua de la Tierra. Hace más de medio siglo, los científicos sugirieron que las trampas heladas lunares podrían almacenar hielo de agua, pero confirmar que esa hipótesis resultó ser un desafío. Las observaciones hechas por la Orbiter Lunar Prospector de la NASA a fines de la década de 1990 identificaron áreas ricas en hidrógeno cerca de los polos de la luna, pero no pudieron determinar si ese hidrógeno estaba unido en agua o estaba presente de alguna otra forma. La comprensión de la naturaleza de estos depósitos ha sido uno de los objetivos principales de LRO, que ha estado orbitando la Luna desde 2009.

Fisher y sus colegas encontraron evidencia de heladas lunares comparando las lecturas de temperatura del instrumento Diviner de LRO con mediciones de brillo del Lunar Orbiter Laser Altimeter de la nave espacial o LOLA. En estas comparaciones, las áreas más frías cerca del polo sur también eran muy brillantes, lo que indica la presencia de hielo u otros materiales altamente reflectantes. Los investigadores observaron las temperaturas superficiales máximas, porque el hielo de agua no durará si la temperatura se acerca por encima del umbral crucial.

Los hallazgos son consistentes con el análisis de otro equipo de los datos de LRO, reportado en 2015. Ese estudio comparó las temperaturas pico con los rayos ultravioleta, u UV, del Lyman-Alpha Mapping Project, o LAMP. Tanto LOLA como LAMP son capaces de medir el brillo superficial sin luz solar. LOLA lo hace midiendo la luz láser reflejada, y LAMP, midiendo la luz de las estrellas reflejada y la claridad del cielo UV del hidrógeno.

“Estos hallazgos demuestran una vez más el valor de estudiar la luna desde la órbita a largo plazo”, dijo John Keller, el científico del proyecto LRO en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland. “Todo este trabajo comienza con completos conjuntos de datos formados por años de mediciones continuas”.

Juntos, los dos estudios refuerzan el caso de que hay heladas en las trampas frías cerca del polo sur de la luna. Hasta ahora, sin embargo, los investigadores no han visto los mismos signos cerca del polo norte de la luna.

“Lo que siempre ha sido intrigante sobre la luna es que esperamos encontrar hielo donde las temperaturas son lo suficientemente frías para el hielo, pero eso no es lo que vemos”, dijo Matt Siegler, investigador del Planetary Science Institute de Dallas, Texas, Y un co-autor en el estudio.

El hielo de agua y otros depósitos también han sido identificados en trampas frías cerca del polo norte en Mercurio. Aunque es el planeta más cercano al Sol, Mercurio parece tener hasta 400 veces más hielo que la Luna, según la estimación de Siegler. Los científicos todavía están determinando qué escenario es “más normal”.

Otra pregunta tentadora es cuán viejo es el hielo de la luna. Si el agua fue suministrada por cometas helados o asteroides, podría ser tan antigua como el sistema solar y podría marcar la entrega temprana de agua a la Tierra ya la Luna. Pero si el agua fue producida por reacciones químicas impulsadas por el viento solar, es mucho más reciente. O ambos pueden ser verdad. Podría haber eones-antiguos depósitos de hielo enterrados bajo tierra y agua nueva en la superficie.

En cualquier caso, dijo Siegler, hay suficiente evidencia ahora para  una investigación más profunda. No sólo el hielo de la luna podría proporcionar recursos para la exploración, sino que también podría ayudarnos a entender los orígenes del agua de la Tierra.

Traducción de:

https://www.nasa.gov/feature/goddard/2017/nasa-orbiter-finds-new-evidence-of-frost-on-moons-surface

En los cráteres cercanos al polo sur de la luna, el Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA encontró algunas áreas brillantes y algunas áreas muy frías. En áreas que son brillantes y frías, el hielo de agua puede estar presente en la superficie como escarcha.

Créditos: NASA’s Goddard Space Flight Center/Scientific Visualization Studio

La Luna desde Popayan

Nuestro amigo Jairo Andrés Chavez ha reportado las siguientes imágenes de su seguimiento lunar del día 29 de mayo de 2017 desde Popayan – Cauca – Colombia

 

Datos de las imágenes:

 

EQUIPO………….TELESCOPIO KONUS MOTOR 500

APERTURA…….114mm

LENTE…………….PLOSS 10mm Y 4mm

CAMARA………..CELULAR HUAWEI Y360

ISO…………………200

APERTURA IMAGEN…-3

 

Un nuevo cráter en la Luna (por el LRO)

La visualización simula la formación de uno de los más de 200 nuevos cráteres descubiertos por la cámara de ángulo estrecho del Lunar Reconnaissance Oribiter (LRO) de la NASA. Primero vemos un flash, luego el zoom nos lleva a la superficie, donde un blinkeo nos muestra el nuevo cráter de 12 metros de diámetro. Por último, vemos claramente el patrón de eyección de material provocado por el impacto.