La primera explosión nuclear ayuda a probar la teoría de la formación lunar

gettyimages-615305114

Los cristales radiactivos que se encontraron cubriendo el suelo después de la primera prueba de una explosión provocada por una bomba atómica están siendo utilizados por los científicos para probar teorías sobre la formación de la Luna hace unos 4.500 millones de años.

 

En un nuevo estudio realizado en la Scripps Institution of Oceanography de la California University de San Diego, el profesor James Day y sus colegas examinaron la composición química del zinc y otros elementos volátiles contenidos en el vidrio de color verde, llamado trinitita, materiales radiactivos formados bajo las temperaturas extremas que resultaron de la explosión de la bomba de plutonio de 1945. Las muestras de ensayo analizadas se recogieron entre 10 metros (30 pies) y 250 metros (800 pies) desde el punto cero en el sitio de prueba de Trinity en Nuevo México.

 

En comparación con las muestras recogidas más lejos,  los cristales encontrados más cerca del sitio de detonación carecían de elementos volátiles como el zinc. El zinc que estaba presente se enriqueció en los isótopos más pesados y menos reactivos, que son formas de estos elementos con diferente masa atómica pero las mismas propiedades químicas.

 

El zinc y otros elementos volátiles, que se vaporizan a altas temperaturas, se “secaron” cerca de la explosión, a diferencia de los más alejados de la explosión. Los hallazgos fueron publicados en la edición del 8 de febrero de la revista Science Advances.

 

“Los resultados muestran que la evaporación a altas temperaturas, similar a la que se produce al comienzo de la formación del planeta, conduce a la pérdida de elementos volátiles y al enriquecimiento en isótopos pesados en los materiales sobrantes del evento”, dijo Day, autor principal del estudio. “Esta era la opinión corriente, pero ahora tenemos evidencia experimental para demostrarlo”.

 

Los científicos han sugerido durante mucho tiempo que reacciones químicas similares ocurrieron cuando una colisión entre la Tierra y un cuerpo planetario de tamaño de Marte produjo escombros que finalmente formaron la Luna. El análisis de Day y sus colegas encontró similitudes entre la trinitita y las rocas lunares: ambas tienen muy pocos en elementos volátiles y contienen poco o nada de agua.

 

El estudio de Day proporciona nuevas pruebas para apoyar la “teoría del impacto gigante” de la formación de la Luna.

 

El delgado manto de trinitita en el sitio de pruebas del desierto de Nuevo México, que se extendía aproximadamente hasta 350 metros (1.100 pies) desde el punto cero, se formó a partir del calor, a medida que las reacciones nucleares ocurrieron. Los resultados del estudio mostraron que los elementos volátiles sufren las mismas reacciones químicas durante eventos extremos de temperatura y presión, ya sea que se produzcan en la Tierra o en el espacio exterior.

 

“Utilizamos lo que fue un acontecimiento que cambió la historia a beneficio científico, obteniendo información científica nueva e importante de un evento de hace 70 años que cambió la historia humana para siempre”, dijo Day, director del Laboratorio de Isótopos de Geoquímica de Scripps.

Traducción de:

https://www.sciencedaily.com/releases/2017/02/170208151340.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s