Explosiones sónicas en la Luna. Mini ondas de choque lunares.

lunarsonicbo

La explosión sónica  creada por un avión proviene del cuerpo grande y acelerado de la nave que se estrella contra moléculas en el aire. Pero si reducimos el avión al tamaño de una molécula, ¿seguiría generando una onda de choque?

Científicos como el físico de la Universidad de Iowa Jasper Halekas esperan responder a esa pregunta estudiando ondas de choque en miniatura en la Luna. Estos estímulos sonoros, los físicos creen, están siendo generados por protones en el viento solar – moviéndose a una velocidad supersónica – que chocan con bolsas de campos magnéticos que burbujean desde la corteza lunar.

Halekas discutió los nuevos hallazgos sobre la física subyacente a las mini ondas de choque de la Luna en la reunión de la American Geophysical Union en San Francisco. La charla de Halekas, “Interacciones cinéticas entre el viento solar y los campos magnéticos lunares”, fue presentada el 14 de diciembre.

“Básicamente no entendemos cómo un campo magnético tan pequeño generaría algo que podríamos notar”, dice Halekas, profesor asociado de física y astronomía en la Iowa University. “El consenso general fue que el viento solar es el responsable”.

Los hallazgos provienen de la misión ARTEMIS de la NASA,  dos sondas que rodean al vecino celestial más cercano de la Tierra recopilando mediciones de alta fidelidad de las ondas de choque. Halekas es el investigador principal adjunto en la misión.

Los campos magnéticos de la luna primero fueron medidos por astronautas desde la misión de Apolo 12 en 1969. Sus magnetómetros portables registraron intensidades magnéticas que variaron por la localización; Sin embargo, el resultado más alto registrado fue sólo 1 por ciento de la fuerza del campo magnético en la Tierra. A pesar de la debilidad de los campos y el pequeño tamaño, las naves espaciales han documentado desde entonces las colisiones del viento solar-campo magnético, llamadas “choques de limbo” en el límite entre el lado iluminado de la luna – el lado que hace frente al sol – y su lado oscuro. Esas colisiones producen un tipo de penacho reflejado que irradia de la luna, similar a las ondulaciones en un estanque. ARTEMIS ha hecho 40 observaciones de las ondas de choque, dice Halekas.

Los científicos quieren entender mejor cómo se crean estas mini ondas de choque, ya que pueden ocurrir en otras partes del sistema solar. Por ejemplo, ondas de choque localizadas pueden ocurrir cuando el viento solar sopla sobre asteroides, dice Halekas. Sería importante saber cómo funciona todo antes de intentar aterrizar a los astronautas en un bloque de roca, como la NASA ha dicho que quiere hacer. La luna es un buen lugar para estudiar el fenómeno.

“Pueden representar las ondas de choque más pequeñas de nuestro sistema solar”, dice Halekas, “y tal vez incluso las ondas de choque más pequeñas que se puedan formar”.

En una charla relacionada, la estudiante de postgrado de la Iowa University  Stephanie Howard hablará de las ondulaciones que irradian desde donde el viento solar choca con los campos magnéticos lunares.

Es la primera presentación en una reunión científica importante para Howard, que está en su tercer año de estudios de doctorado.

“Fue una gran sorpresa para mí cuando me enteré de que estaría dando una charla en lugar de simplemente presentar un poster”, dice. “Pero creo que será una gran oportunidad para reunirme y presentar mi propia investigación a otros que trabajan en el mismo campo”.

Traducción de:

https://www.sciencedaily.com/releases/2016/12/161213115708.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s