Las profundidades de Copernicus

copernicus-8-21-2016-05-32

Hace 900 millones de años un asteroide impactó contra la Luna. El impacto vaporizó la corteza lunar. El cráter de 93 kilómetros de diámetro que observamos fue el resultado. El extraordinario sistema de rayos brillantes generados por el material eyectado por el impacto, que llegan a una distancia de 800 kilómetros no nos interesa ahora. Queremos asomarnos a las profundidades de este averno lunar.

Las paredes de Copernicus se levantan hasta una altura de 3.700 metros por encima de su suelo relativamente liso. En el centro de ese foso de kilómetros de profundidad se levanta una serie de montañas. El complicado sistema de terrazas de sus bordes denota la relativa falta de erosión (pasaron nada más que 900 millones de años… es una broma). No debe ser sencillo bajar o subir por esas cuestas de miles de metros de altura. Una mirada atenta a esas terrazas muestra los signos de desmoronamientos que posiblemente continúan hasta nuestros días, lo que ha generado que sea uno de los cráteres que la ALPO requiere seguir con atención como una de las zonas en las que podría haber un cambio geológico reciente. La teoría que vincula a los Fenómenos Lunares Transitorios con escapes de gases del interior lunar por zonas de debilidad de la corteza ha señalado a Copernicus como una zona de probable eventos, por escapes de gas por las grietas de recientes desmoronamientos.

Una vista un poco siniestra, ¿no?

Datos de la imagen:

Fecha y hora: 21-08-2016-05:32 UT.

Filtro: Astronomik ProPlanet 742 IR-pass.

Telescopio: 250 mm. Schmidt-Cassegrain (Meade LX 200).

Cámara:: QHY5-II.

Anuncios

Misterio del cráter anillado

Explican la formación del cráter anillado de la Luna
28/10/2016 de Brown University / Science

La cuenca Oriental de la Luna está rodeada por claras estructuras anulares. La imagen muestra el mapa gravitatorio de la cuenca (rojo indica exceso de masa, azul india déficit de masa) que los científicos utilizan para reconstruir la formación de la cuenca y de sus anillos. Crédito: Ernest Wright, NASA/GSFC Scientific Visualization Studio.

La Cuenca Oriental de la Luna está rodeada por claras estructuras anulares. La imagen muestra el mapa gravitatorio de la cuenca (rojo indica exceso de masa, azul india déficit de masa) que los científicos utilizan para reconstruir la formación de la cuenca y de sus anillos. Crédito: Ernest Wright, NASA/GSFC Scientific Visualization Studio.

La Cuenca Oriental (Mare Orientale) de la Luna es el arquetipo de las cuencas con anillos múltiples que se han encontrado por todo el Sistema Solar. Ahora un equipo de científicos, utilizando datos de la misión Gravity Recovery and Interior Laboratory (GRAIL)  de NASA, ha arrojado nueva luz sobre la formación de esta estructura con forma de enorme diana de la Luna. Sus descubrimientos permitirán a los científicos comprender mejor cómo influyeron estos impactos gigantes en la evolución de la Luna, Marte y la Tierra.

Formada hace unos 3800 millones de años, la Cuenca Oriental está situada en el borde suroeste de la cara visible de la Luna y es apenas visible desde la Tierra. Las estructuras más prominentes de la cuenca son tres anillos concéntricos de roca, de los cuales el más exterior tiene un diámetro de más de 900 km.

Los científicos han debatido durante años acerca de cómo se formaron estos anillos. Gracias a los pasos sobre de la cuenca realizados por las naves gemelas de la misión GRAIL en 2012, los científicos piensan que finalmente lo han averiguado. Los datos de GRAIL revelan detalles nuevos acerca de la estructura del interior de Oriental. Los científicos usaron esa información para calibrar un modelo por computadora que, por primera vez, fue capaz de reproducir la formación de los anillos.

Uno de los misterios clave era la posición y tamaño del cráter transitorio de Oriental, la depresión inicial creada cuando el objeto que impactó expulsó material de la superficie. En los impactos pequeños queda el cráter inicial. Pero cuando se producen colisiones mayores, el rebote de la superficie tras el impacto puede borrar, a veces, cualquier rastro del punto de impacto inicial. La señal de gravedad de GRAIL sugiere que el cráter transitorio se encontraba en algún punto entre sus dos anillos interiores, y que medía entre 300 y 500 km de diámetro. Cualquier resto reconocible en la superficie de ese cráter fue borrado por el resultado de la colisión.

[Noticia completa]

Actualizado ( Viernes, 28 de Octubre de 2016 09:34 )  http://observatori.uv.es/index.php?option=com_content&view=article&id=7900%3Aexplican-la-formacion-del-crater-anillado-de-la-luna&catid=52%3Anoticosmos&Itemid=74&lang=es

Vallis Alpes, el gran cañón de la Luna

20-12-44

En esta excepcional imagen, obtenida por César Fornari, Desireé Godoy y Francisco Alsina Cardinalli desde el Observatorio Galileo Galilei de Oro Verde el 10 de septiembre de 2016 (23:12 UT, con el Celestron 11″ Edge HD y una cámara QHY5-II),  podemos ver en todo su esplendor a uno de los accidentes lunares más reconocibles: “Vallis Alpes”, o “Valle Alpino”. Es esa hendidura en forma de facón que atraviesa la cordillera central llamada Montes Alpes y va desde el Mare Frigoris (izquierda de la imagen) hasta el Mare Imbrium (derecha de la imagen). Así lo describe Peter Grego:

“Los  Montes Alpes están divididos en dos por el Vallis Alpes, uno de los cañones más largos de la Luna. Al este de Vallis Alpes, los Montes Alpes son escarpados, con innumerables pequeños picos. Al oeste de Vallis Alpes, y sobre el borde del Mare Imbrium, las montañas se elevan a alturas de más de 3.600 metros. Entre las montañas más notables están Mons Blanc, Promontorium Deville y Promontorium Agassiz, todas se elevan dramáticamente sobre la orilla del Mare Imbrium. Vallis Alpes es un destacado ejemplo de fosa tectónica (“graben”), un rift lunar – una versión en grande de una rima linear – que separa por 130 kms. los Montes Alpes desde el Mare Frigoris hasta el Mare Imbrium. El Vallis Alpes llega a tener 18 kms. de ancho, y sus paredes escarpadas se elevan a una altura promedio de 2,000 metros. El fondo del valle es más liso y oscuro que las montañas que lo rodean porque ha sido inundado con lava. Desde las planicies del Mare Imbrium, la entrada al valle empieza en forma de V que se estrecha hasta un paso montañoso de apenas unos centenares de metros de ancho. Luego de 10 kms. el valle se abre a una “plaza” en forma de diamante, y luego se va estrechando hasta un ancho de 7 kms. al llegar a Mare Frigoris”

Peter Grego: “The Moon and how to observe it” (págs.137/138).

La descripción de Julio Monje es quizás menos precisa pero más poética:

“Para localizar Vallis Alpina, debemos encaminarnos en dirección a los Montes Alpes, pues en este sistema se halla enclavado el valle del mismo nombre. Enseguida nos daremos cuenta de que la cordillera está seccionada en dos sectores, al norte y al sur de Vallis Alpina. Ambas partes parecen haber sido separadas por un inmenso cuchillo, pues la estructura del valle es excepcionalmente rectilínea. Parece como si los montes ni se hubiesen inmutado al ser heridos, conservando sus paredes apenas sin derrumbamientos y como cortadas a pico. Los despeñaderos son extraordinarios y queda patente la gran caída de esta hondonada. Con sólo observar sus formas, nuestra imaginación se pone a trabajar y podemos pensar en ríos de lava ardiente que dieron origen a un gran cañón, al estilo de los grandes desiertos norteamericanos. Vallis Alpina nace a partir de Mare Frigoris y el color de su fondo se asemeja bastante al de este mar, por lo que podemos llegar a la conclusión de que las lenguas volcánicas penetraron en los Alpes a través de dicho valle. Decimos que nace en Frigoris, ya que se observa de forma tangible que las paredes de los montes van ganando altura a medida que se alejan del mar. El punto donde la altura es mayor parece hallarse en el último tercio del recorrido del valle (entendiéndose que comenzamos desde Mare Frigoris), justo donde las dunas más minúsculas de la cordillera alpina se encuentran con los más macizos terrones limítrofes con Mare Imbrium. En el punto donde estas dos estructuras tan diferentes tropiezan, podemos ver las sombras que nos delatan abismos inimaginables en nuestro planeta. La muerte de Vallis Alpina se produce también en los alrededores de esta zona. Un poco más a occidente, el valle se ve frenado en su avance por montículos pedregosos”.

Julio Monge: “Selenografía para telescopios de aficionados” (pág.150).

El misterio de la música del espacio exterior del Apolo 10 resuelto.

maxresdefault

¿Escucharon los astronautas del Apolo 10 música alienígena del espacio exterior cuando orbitaban la Luna en 1969?

A pesar de lo que usted puede haber oído en las redes sociales, o desde el trailer de un determinado programa de televisión, la respuesta es no. Es cierto que los astronautas de Apolo 10 escucharon un extraño silbido que, en el momento,  describieron como “música como del espacio exterior”. Pero hay una explicación muy simple para lo que estaban oyendo los miembros de la tripulación, y ha sido de conocimiento público desde los años 1970.

En las grabaciones de audio de la misión Apolo 10 el astronauta Gene Cernan (que estaba pilotando el módulo lunar) pide a John Young (quien pilotaba el módulo de mando) si escucha “ese silbido? ” Es Cernan quien lo llama “música” y dice que “incluso suena como del espacio exterior” Más tarde, los dos hombres le preguntan a Tom Stafford (que está en el módulo lunar con Cernan) si lo escucha también. Ellos están de acuerdo en que es “muy raro”, y Young dice: “Vamos a tener que averiguar sobre eso. Nadie nos va a creer”.

El Apolo 10, lanzado en mayo de 1969, abrió el camino para Apolo 11, lanzado en julio de ese mismo año, para poner dos seres humanos en la superficie lunar. Los astronautas del Apolo 10 volaron a la luna en un módulo de comando, y dos de los miembros de la tripulación también tomaron un paseo en el módulo lunar, descendiendo a menos de diez millas por encima de la superficie de la Luna. El sonido de silbido resultó no ser más que la interferencia entre los radios VHF en los dos vehículos.

El astronauta del Apolo 11 Collins escribió en su libro, ” Carrying the Fire,” que los técnicos de la NASA les advirtieron sobre los silbidos. Varias publicaciones han tomado ese pasaje del libro, en el que incluso Collins dice: “Si no hubiera sido advertido de ello,  me habría asustado terriblemente”. El libro de Collins se publicó en 1974.

La NASA puso transcripciones online las transmisiones del Apolo 10 en 2008, aunque los propios documentos dicen que deberían haber sido desclasificados en 1982. La NASA también puso los archivos de audio online en 2012, según la NASA History Office.

¿Por qué se popularizó la discusión sobre este “no incidente”? Probablemente a causa de un programa del Science Channel llamado ” NASA’s Unexplained Files”.  Un tráiler de un próximo episodio aborda la “música del espacio exterior” con el tono de una película de terror. Incluye secuencias borrosas de los vehículos, cortes llenos de estática, música que provoca ansiedad y efectos de sonido, y un narrador muy alarmado que se refiere al incidente del silbido como “extremadamente inquietante.”

Es cierto que los astronautas suenan realmente impresionados y sorprendidos por lo que escucharon, y el tema surge varias veces. Pero en ningún momento en el audio o las transcripciones parece que el incidente genere alarma en ninguno de ellos.

El documental también hace especial hincapié en el hecho de que el silbido se produjo mientras los astronautas estaban en el lado oculto de la Luna, sin contacto de radio ni visual con el control de misión durante aproximadamente una hora (como se esperaba). Con voz siniestra, una vez más, con el respaldo de música para una película de terror, el narrador dice: “Durante esta hora, los astronautas están por su propia cuenta. Nadie en la Tierra los puede ver u oír”. Esto funciona bien para aumentar la atmósfera de ansiedad del programa, pero el narrador no explica por qué el aislamiento de los astronautas podría ser un factor significativo en las posibles teorías acerca del origen del el sonido.

Lo que es interesante acerca del incidente es que los tres astronautas no discutieron los sonidos públicamente (aunque no está claro cuanto lo discutieron con los ingenieros). Pero Sean O’Kane en “The Verge” postula que la razón del silencio de los astronautas se debía a que los hombres no quieren proyectar nada que no sea psiquis dura como una piedra. Cualquier indicación de que habían perdido su confianza durante un vuelo podría derivarse en que no volvieran a volar.

El trailer del documental menciona la explicación de las interferencias de radio para los sonidos. Sin embargo, los productores dan la última palabra al astronauta del Apolo 15 Al Worden, quien “no está de acuerdo con la teoría de la radio”, dice el narrador. En el documental, Worden dice: “La lógica me dice que si había algo grabado allí, entonces había algo allí.” Y en última instancia, el narrador afirma: “Hasta la fecha, el origen de los ruidos mencionados en las grabaciones del Apolo 10 sigue siendo un misterio”. Aparte de las declaraciones de Worden, el documental no ofrece ninguna evidencia para apoyar esa afirmación.

Traducción de:

http://www.space.com/32007-alien-moon-music-apollo-10-explained.html

Rusia, China y EEUU interesados en proyecto europeo de “Aldea Lunar”

aldea-lunar

Organismos públicos de Estados Unidos, Rusia y China, así como empresas privadas, han mostrado interés por unirse al proyecto de “Aldea Lunar” impulsado por la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), dijo hoy en México el director del ente, Johann Woerner.

El funcionario aseguró que existe “una larga lista” de organismos interesados en conocer esta iniciativa, por lo que han dedicado grandes esfuerzos para concretar estos vínculos.

“Tenemos muchas entidades públicas y privadas interesadas en ir a la Luna y realizar misiones” tanto humanas como de investigación y de desarrollo de tecnología, dijo Woerner en una conferencia de prensa en el marco del Congreso Internacional de Astronáutica que se desarrolla en la occidental ciudad mexicana de Guadalajara.

Este proyecto de la ESA conocido como “Moon Village” busca llevar un espacio de investigación y turismo a la superficie lunar en los próximos 20 años.

Aclaró que “Moon Village” no es un proyecto solo de la ESA sino que pretende reunir diferentes iniciativas para combinarlas, crear ideas y capacidades especiales para llevarlas al satélite natural de la Tierra.

“No es solo un proyecto; es un concepto que pone juntos diferentes proyectos con una visión de futuro”, expresó el directivo, y añadió que se evaluará cada una de las iniciativas para conocer su viabilidad individual y de conjunto.

Aseguró que no se requerirán 10 o 15 años para desarrollar este proyecto ya que se puede “empezar ahora” con la colaboración de las entidades que deseen sumarse.

Pese a los planes de viajes a Marte que tienen la NASA estadounidense y el empresario Elon Musk, Woerner insistió en que “la Luna es el destino” al que hay que apostar, pues enviar astronautas al Planeta R%ojo llevará cuando menos 25 años.

Woerner rechazó hablar de la inversión que requerirá esta iniciativa y se limitó a decir que ello dependerá de las entidades que quieran unirse.

El 67 Congreso Internacional de Astronáutica reúne hasta el 30 de septiembre próximo a directivos de agencias espaciales de todo el mundo y a más de 3.000 especialistas, técnicos y científicos del sector espacial de 78 países.

En este encuentro, que tiene como sede por primera vez a México, se desarrollarán ponencias y mesas de trabajo para discutir el avance científico y tecnológico aeroespacial.

Fuente:

http://www.efe.com/efe/usa/cultura/rusia-china-y-eeuu-interesados-en-proyecto-europeo-de-aldea-lunar/50000109-3052689

Reformación continua

Los impactos pequeños están reformando el suelo de la luna más rápido de lo que pensaban los científicos

14/10/2016 de Arizona State University / Nature

¡Bang! Un nuevo cráter lunar apareció entre el 25 de octubre de 2012 y el 21 de abril de 2013. Con 12 metros de ancho, el cráter no es difícil de ver en la imagen, pero el patrón de escombros expulsados es difícil de trazar. Crédito: NASA/GSFC/Arizona State University.

¡Bang! Un nuevo cráter lunar apareció entre el 25 de octubre de 2012 y el 21 de abril de 2013. Con 12 metros de ancho, el cráter no es difícil de ver en la imagen, pero el patrón de escombros expulsados es difícil de trazar. Crédito: NASA/GSFC/Arizona State University.

La superficie de la luna está siendo “labrada” (azotada por impactos pequeños) más de 100 veces más rápido de lo que pensaban los científicos. Esto significa que las formaciones superficiales que se creía que eran jóvenes quizás son más jóvenes de lo supuesto. También significa que las estructuras instaladas en la Luna que formen parte de expediciones humanas necesitarán una mejor protección.

Este nuevo descubrimiento surge a partir del estudio de imágenes lunares en alta resolución  tomadas a lo largo de más de siete años por un equipo de científicos de la Universidad del Estado de Arizona y la Universidad de Cornell. “Antes del lanzamiento del Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) en 2009 pensábamos que la superficie lunar tardaba entre cientos de miles y millones de años en cambiar significativamente”, comenta Emerson Speyerer. “Pero hemos descubierto que los materiales más superficiales de la Luna son renovados completamente en unos 80 000 años”.

“Utilizamos imágenes anteriores y posteriores tomadas con la cámara de ángulo estrecho de LRO”, aclara Speyerer. Durante los siete años que lleva funcionando la misión, el equipo de investigadores ha identificado 222 cráteres de impacto nuevos que se han formado  a lo largo de este periodo. “Tienen tamaños que varían entre varios metros y hasta 43 metros de ancho”. El número de cráteres nuevos encontrados es mayor de lo que se esperaba a partir de lo predicho por los modelos estándar de impactos utilizados por los científicos lunares.

El descubrimiento indica que las formaciones lunares de la superficie son más jóvenes de lo que se pensaba. Los teóricos afirman que una unidad geológica lunar debería de acumular un cierto número de cráteres de un tamaño determinado en un millón de años, por ejemplo. Pero resulta que los impactos están formando cráteres más rápidamente, y entonces tardan menos en alcanzar el número de referencia y la unidad geológica es en realidad más joven de lo que predice la teoría.

[Noticia completa]

Actualizado ( Viernes, 14 de Octubre de 2016 09:41 )