Atlas A y esa extraña mancha brillante

El 11 de junio de 2016 estaba observando la Luna para el “Programa de Detección de Cambios Geológicos Lunares” con mi telescopio Maksutov-Cassegrain (Meade EX 105) de 105 mm desde mi casa en Paraná. Para nuestra ubicación se solicitaba verificar un reporte histórico de Fenómeno Lunar Transitorio (FLT) en el que se reportaba que la zona más brillante de la Luna era el margen norte del Mare Crisium. Al observar en las mismas condiciones de iluminación que el reporte a verificar, pude observar que aunque la pared norte de Mare Crisium era brillante, las 3 zonas más brillante de la superficie lunar eran: 1) Proclus, 2) el margen oeste de Menelaus y 3) una mancha brillante cercana a Atlas A. Realmente no sabía si lo que estaba observando era la apariencia normal de la zona, por lo que hice un gráfico de lo que veía desde el ocular de 9.5 mm.

atlas A

Tampoco pude verificar en el momento cual accidente estaba observando en el momento, consultando el Virtual Moon Atlas (ni tampoco con otros atlas lunares con posterioridad). En el dibujo, Atlas A es el cráter grande. Su profundidad no se conoce, pero las sombras en la parte este del fondo eran muy oscuras. Al oeste se ve un cráter más pequeño, con el mismo patrón de sombras y luz que Atlas A, y la mancha brillante. El centro es muy brillante (quizás un cráter) y los rayos brillantes son cortos. En los días siguientes me dediqué a buscar información sobre la extraña mancha brillante, pero no pude encontrar ningún accidente con el cual relacionarla. Reporté la observación tanto al  Programa de Verificación de Cambios Geológicos Lunares como a The Lunar Observer de ALPO. Días después volvimos a observar la Luna, aunque esta vez desde el Observatorio de Oro Verde y con nuestro telescopio. Un informe histórico de FLT a verificar se refería al Mare Humboldtianum, en el limbo lunar. Obtuvimos la imagen que observamos… y ahí aparecía, lo que descartó que hubiese sido un cambio en la superficie clasificable como FLT.

En la imagen que sigue observamos, a la brillante luz de la Luna llena que borra la mayoría de los rasgos distintivos: 1) Mare Humboldtianum, apenas una delgada línea (al estar en el limbo, sólo en algunas condiciones favorables de libración se lo puede observar en plenitud); 2) Endymion, 3) Keldysh, 4) Hércules, 5) Atlas , 6) Atlas A… y nuestra misteriosa mancha brillante en 7).

mare humboldtianum 06-19-2016-02.58 con indicaciones

¿A qué se debe su albedo? En este caso concreto, no lo sé. Pero son numerosas las manchas brillantes originadas por material eyectado por un impacto o bien por material rico en anortosita-y por ende más claro- proveniente de las tierras altas acumulado en zonas de suelos más oscuros. Por la forma de rayos que muestra la imagen más claramente que el dibujo se trataría de la primera opción.

Estos son los datos de las imágenes:

Name and location of observer: Alberto Anunziato (Paraná, Argentina).

Name of feature: Atlas A.

Date and time (UT) of observation: 06-11-2016: 22:50 to 23:45.

Size and type of telescope used: 105 mm . Maksutov-Cassegrain (Meade EX 105).

Magnification: 131X.

Seeing: 7.

Name and location of observer: Francisco Alsina Cardinalli (Oro Verde, Argentina).

Name of feature: Mare Humboldtianum.

Date and time (UT) of observation: 06-19-2016-02:58.

Filter: Astronomik ProPlanet 742 IR-pass.

Size and type of telescope used: 250 mm. Schmidt-Cassegrain (Meade LX 200).

Medium employed (for photos and electronic images): QHY5-II.

Anuncios

El impacto de un protoplaneta generó el Mare Imbrium

160720135637_1_540x360

La NASA recrea un impacto en la Luna hace 3.800 millones de años. El satélite colisionó con un protoplaneta de 250 kilómetros de diámetro

Un equipo de astrónomos ha resuelto el caso de una enorme colisión sucedida en la Luna hace 3.800 millones de años. Durante décadas se ha especulado con el origen del Mare Imbrium, la superficie de unos 1.300 kilómetros de diámetro que, vista desde la Tierra, parece uno de los ojos de la imaginaria cara de nuestro satélite. La hipótesis más creíble es que hubo un gran impacto que formó esta depresión geográfica que se aprecia al noroeste de la cara visible. Lo que no se sabía hasta ahora es que el choque fue 10 veces más grande y violento de lo que se pensaba.

Hasta ahora solo se habían utilizado programas informáticos para interpretar los accidentes geográficos del cráter e intentar calcular el tamaño del asteroide que lo formó. Esos estudios habían calculado un diámetro de 80 kilómetros para el asteroide.

Ahora, un equipo dirigido por Peter Schultz, experto en ciencias planetarias de la Universidad Brown (EE UU), ha recreado el impacto usando el Campo de Tiro Vertical del Centro Ames de la NASA. Se trata de un cañón de cuatro metros capaz de disparar proyectiles a más de 25.000 kilómetros por hora. La instalación permite reconstruir violentas colisiones entre cuerpos y materiales de muchos tipos. Comenzó a funcionar en los 60 como apoyo de las misiones Apolo que llevaron al hombre a la Luna y desde entonces ha servido a muchos otros proyectos, incluidos los rovers en Marte, la misión Deep Impact o el cálculo de los riesgos de las futuras misiones de la NASA de vuelta al satélite.

El impacto liberó una energía de más de un billón de megatones (la mayor bomba atómica jamás detonada apenas alcanzó los 52 megatones)

En la Luna, la zona del antiguo impacto está repleta de grietas y surcos formados por las rocas que salieron despedidas por la explosión. Se trata del último gran choque que sufrió la Luna y por eso sus restos están relativamente bien conservados. Estos accidentes están en el lado sureste de la zona, lo que indicaría que el asteroide vino del noroeste. Pero al noroeste, justo por donde debió entrar el enorme cuerpo, también hay surcos y grietas cuyo origen no estaba claro.

El experimento del equipo de Schultz, publicado hoy en Nature, ha permitido explicar por qué hay restos a uno y otro lado de la zona de impacto. El campo de tiro de la NASA “puede desvelar procesos complejos de un impacto en una escala de micras a centímetros”, explica Schultz a Materia. “En este trabajo reconocimos un patrón específico de impactos oblicuos y aislamos los fragmentos usando una superficie curva, similar a la de un cuerpo de gran tamaño que choca con la Luna”, señala. Una vez los científicos obtienen un patrón de impacto que encaja con lo observado, usan simulaciones informáticas que confirman si este mismo proceso físico sucede también a escalas de cientos de kilómetros.

Más colisiones en la Tierra

Los resultados muestran que el asteroide de Imbrium tenía en realidad unos 250 kilómetros de diámetro, la mitad de grande que Vesta, uno de los mayores cuerpos del Cinturón de Asteroides. Según Schultz se trataba de un protoplaneta, un embrión planetario como los que contribuyeron a formar la Tierra y el resto de planetas rocosos.

Según los cálculos del astrónomo de Brown el impacto liberó una energía de más de un billón de megatones (la mayor bomba atómica jamás detonada apenas alcanzó los 52 megatones). El experimento ha demostrado que el asteroide comenzó a desintegrarse al primer contacto con la Luna y los surcos que se ven al noroeste, en la zona de entrada, son también restos del mismo.

Gran parte del asteroide quedó esparcida por la Luna, lo que explica por qué muchas de las rocas recogidas por las misiones Apolo eran restos de meteoritos, especialmente las del Apolo 16 que recogió muestras del material proyectado por el impacto de Imbrium.

Otra parte del gigante escapó a la gravedad de la Luna y siguió orbitando el Sistema Solar en forma de asteroides más pequeños que ocasionaron nuevos impactos durante el bombardeo intenso tardío, un periodo inicial del Sistema Solar hace entre 4.100 y 3.800 millones de años.

“La Tierra fue golpeada muchas más veces por otros protoplanetas”, explica Schultz. “Debió haber unas cinco veces más impactos como el de Imbrium e incluso mayores en ese periodo”, resalta.

Fuente:

http://elpais.com/elpais/2016/07/19/ciencia/1468949512_326869.html

Tycho y sus rayos.

Por Marcelo Mojica Gundlach.

tycho y sus rayos

Ya en alguna oportunidad noté que dos rayos de Tycho van paralelos a diferencia de los demás que se abren radialmente.  En fecha 22 de mayo del 2016 a horas 04:06 U.T., tomé varias fotos de la región de Tycho, cerca de luna llena.  Después de procesar con Registax y utilizar la función “gamma” de dicho software, pude conseguir esta imagen en la que se pueden observar algunas características notables que paso a describir:

  1. Se nota un halo rodeando al cráter principal, el mismo que presenta diferentes tonalidades concéntricamente
  2. Se nota una especia de “pluma” más oscura que los rayos que la contienen, la cual parte del crater y se dirige al norte
  3. Son los únicos dos rayos paralelos a diferencia de los demás que son radiales

Lo que pienso es que el impactor provino de norte hacia el sur (derecha a izquierda en la foto) y los rayos paralelos marcarían la trayectoria del mismo.  Posiblemente no se destruyó por completo y recorrió alguna distancia.

Data:

Observer: Marcelo Mojica Gundlach, Cochabamba, Bolivia, South America

Feature: Tycho and surroundings

Date: May 22th, 04:06 U.T.

Telescope: Refractor Konus 120mm F/8.3

Camera: Nikon D3100, 1600 ISO, 1/250 sec (10 B/W images)

Seeing: 8/10

Transparency: 5/6

Texto publicado en la edición de Julio/2016 de “The Lunar Observer” (revista de observación lunar de la ALPO).

12 meses de observaciones lunares reportadas. Los observadores lunares de la LIADA en “THE LUNAR OBSERVER” de julio 2016

Julio 2016 es un mes especial. Hemos cumplido 12 meses ininterrumpidos de observaciones lunares aceptadas por la autoridad máxima en astronomía planetaria amateur a nivel mundial: la Association of Lunar and Planetary Observers (ALPO) y publicadas en la revista especializada en la observación lunar más prestigiosa: “The Lunar Observer”. La primera fue de Francisco Alsina Cardinalli (del cráter Dionysius), miembro de la Asociación Entrerriana de Astronomía de Argentina, y apareció en la edición de agosto 2015.

La revista se puede descargar de la web de ALPO:  http://moon.scopesandscapes.com/tlo.pdf y también del siguiente link (https://drive.google.com/file/d/0B-Dhf119f9EwX3hFMnRjT3BSTWM/view?usp=sharing ).

En la sección bimensual “Focus on”, dedicada al Palus Epidemiarum y al cráter Capuanus se publicó una imagen de Capuanus en el artículo principal (página 8):

capuanus 06-19-2016-02.48

Figure 4. CAPUANUS and CHICUS – Francisco Alsina Cardinalli, Oro Verde, Argentina, June 19, 2016 0248 UT, Colongitude 78.2 degrees, Northwest/Up, Northeast/Right, 10” SCT, QHY5-II CCD, Astronomik ProPlanet 742 IR-pass.

Y también una observación de Marcelo Mojica Gundlach de Cochabamba, Bolivia:

CAPUANUS-PALUS EPIDEMIARUM – Marcelo Gundlach, Cochabamba, Bolivia. June 18, 2016 00:53 UT. Seeing 9/10, transparency 5/6. 120mm f/8.3 refractor, Canon Power Shot A-620, V-block filter.

En la sección “Recent topographical observations” se mencionan las siguientes observaciones (pág.12):

JAY ALBERT – LAKE WORTH, FLORIDA, USA. Digital image of Capuanus.

ALBERTO ANUNZIATO – ORO VERDE, ARGENTINA. Digital images of Aristarchus(4), drawing of Atlas A.

FRANCISCO ALSINA CARDINALI-ORO VERDE, ARGENTINA. Digital images of Aristarchus, Blancanus, Capuanus, Madler, Mare Humboldtianum(2), & Palus Putredinus.

MAURICE COLLINS – PALMERSTON NORTH, NEW ZEALAND. Digital images of 2 & 8 day moon, Alphonsus, Alpine Valley, Archimedes, Deslandres, Hyginus, Maginus, Mare Crisium, Mare Imbrium(2), Moretus & Triesnecker.

GUILHERME GRASSMAN – SP, BRAZIL. Digital images of Cleomedes-Macrobius, Endymion-Atlas, Gutenberg, Langrenus, Mare Crisium, Messier-Pickering Petavius & Santos-Dumont.

MARCELO GUNDLACH – COCHABAMBA, BOLIVIA. Digital images of Capuanus(2) & Tycho.

RICHARD HILL – TUCSON, ARIZONA, USA. Digital images of Atlas, Cassini, Bambart, Meton & Sirsalis..

ALBERTO MARTOS, NIEVES del RÍO, JOSÉ CASTILLO, FERNANDO BERTRÁN, LUIS ALONSO & CARLOS de LUIS – MADRID, SPAIN. Digital images of Capuanus(3).

DAVID TESKE – STARKVILLE, MISSISSIPPI, USA. Digital image of Capuanus.

 

Y se escogieron las siguientes para ilustrar la sección (pág. 13), pertenecientes a miembros de la AEA, Argentina:

Aristarchus:

aristarchus 06-19-2016-02.15

Blancanus:

blancanus 06-19-2016-02.31

Mädler:

madler 06-19-2016-03.23

En la Sección “Recent Ray Observations” (pag.17) se publicó una imagen de Tycho y un interesante análisis de sus rayos por Marcelo Mojica Gundlach, que en una próxima entrada publicaremos traducido.

En la Sección “Lunar Geological Change Detection Program” (pág.20 y siguientes)  aparecen nuestras observaciones al programa:

Observations/Studies for May were received from: Jay Albert (Lake Worth, FL, USA – ALPO) observed: Aristarchus, Atlas, Copernicus, Littrow, Plato and Tycho. Alberto Anunziato (Argentina – AEA) imaged: Censorinus, Linne, and Proclus. Kevin Berwick (Ireland – ALPO) observed Aristarchus and Messier. Maurice Collins (New Zealand, ALPO) imaged: several features. Anthony Cook (Newtown, UK – BAA) imaged several features. Marie Cook (Mundesley, UK – BAA) observed Mare Crisium and Proclus. Valerio Fontani (Italy – UAI) imaged Gassendi. Marcelo Mojica Gundlach (Bolivia – IACCB) imaged several features. Rik Hill (Tucson, AZ, USA – ALPO) imaged: Apianus. Derrick Ward (Swindon, UK – BAA) imaged Alphonsus, Bullialdus, Daniell, Mare Crisium, Plato, Proclus, Ross D, and Sinus Iridum.

El director del Programa Anthony Cook eligió observaciones de la Asociación Entrerriana de Astronomía de Proclus, Linne y Censorinus para analizar un reporte antiguo de Fenómeno Lunar Transitorio múltiple observado en distintas puntos de la Luna desde Alemania en 1965 (páginas 21 a 23). También utilizó una imagen de Marcelo Gundlach de Hyginius N para analizar un antiguo reporte de H.P. Wilkins (1944), pág.26.

¿Volcanes en la Luna? Una historia de la Guerra Fría

escanear0005-1

Publicado en el Suplemento “Domingo” del Diario Uno de Paraná el 3 de julio de 2016.

Nos encontramos en el año 1958. El 4 de octubre de 1957 la Unión Soviética había lanzado el Sputnik I, el primer satélite artificial, el primer objeto humano en el espacio. Era el inicio de la carrera espacial, que tendría a Estados Unidos como cómodo segundo hasta que en 1969 dio el golpe maestro llevando 3 hombres a la Luna. Pero el lanzamiento del Sputnik tuvo un efecto inesperado: la astronomía norteamericana, hasta entonces muy relegada frente a otras ciencias duras como la geología y la física, comenzó a recibir un apoyo enorme y sostenido.

En 1958 el debate sobre el origen de los cráteres y de las llanuras basálticas llamadas “mares” parecía saldado. La teoría que sostenía que el origen de los cráteres eran impactos de meteoritos, y que los impactos más grandes habían originado las erupciones de lava que constituyen, ya fría y solidificada, los “mares”, se había impuesto a partir de 1949 con el libro de Ralph Baldwin “The face of the moon”. La teoría minoritaria, que años antes había sido la mayoritaria, sostenía que los cráteres y los mares tenían origen volcánico. Ambas teorías coincidían en que el paisaje lunar estaba inactivo desde hace miles de millones de años.

Hasta que el astrónomo soviético Nikolai Kozyrev pateó el tablero el 3 de noviembre de 1958. Registró evidencias espectográficas de una erupción volcánica en el cráter Alphonsus, no de una erupción antigua… sino de una erupción que estaba aconteciendo mientras se la observaba. El mundo se enteró el 12 de noviembre por la agencia Tass que la Luna no era un cuerpo geológicamente muerto. Los medios occidentales, desde el New York Times hasta la mítica Sky and Telescope, difundieron la increíble noticia. El paradigma del origen de los cráteres por impactos meteoríticos tambaleaba poco tiempo después de haber vencido.

Kozyrev había utilizado el telescopio de 50 pulgadas ubicado en Crimea para realizar espectrografías de la Luna y al encontrar un brillo rojizo en Alphonsus realizó una placa en la que aparecía una intensa emisión en la banda del carbón molecular en la zona del pico central del cráter, lo que es compatible con una erupción volcánica en curso. En 1958 muchos astrónomos creían posible que hubiera actividad volcánica contemporánea en la Luna y la placa de Kozyrev parecía darles la razón.

El gran antagonista del soviético Kozyrev en esta historia es un holandés radicado en EEUU y uno de los más grandes científicos planetarios de todos los tiempos, Gerard Kuiper. Kuiper lideraba la investigación lunar desde el Observatorio Yerkes de la Universidad de Chicago. La importancia del conocimiento de la superficie lunar era indispensable para llegar al primer objetivo factible de la competición con los soviéticos.

Kuiper comienza su investigación. Primero plantea dudas sobre el telescopio de Kozyrev, pero pronto le hacen saber que el telescopio era el que los soviéticos se habían llevado tras la  II Guerra Mundial del Observatorio de Berlín y era uno de los mejores del mundo. Luego sus dudas se dirigen a la personalidad del observador. Kozyrev había pasado 12 años (1936-1948) en los campos de concentración de Stalin y luego había sido rehabilitado en su puesto en el Observatorio de Pulkovo en Leningrado. ¿Cuál era su rol en la astronomía soviética? Recogió opiniones encontradas entre los astrónomos soviéticos con los que pudo contactar: algunos lo consideraban un gran astrónomo, otros un marginal. Kuiper sabía las terribles presiones y peligros que sufrían los científicos soviéticos, de hecho el término “lysenkoísmo”, que define la sumisión de la ciencia a la política, proviene del científico estrella de Stalin, Trofim Lysenko. Ante la duda, Kuiper llega a la conclusión de que Kozyrev era un paria en el ámbito científico que trataba de llamar la atención con un descubrimiento falso, descubrimiento al que no había que darle importancia para no desviar la investigación lunar persiguiendo cambios geológicos recientes. Kuiper incluso usó sus investigaciones sobre la astronomía soviética para realizar informes periódicos a la CIA sobre las posibilidades de la URSS en la carrera espacial. El tema no era menor: la primera sonda en pasar cerca de la Luna (Lunik 1) y la primera en impactar en ella (Lunik 2) fueron soviéticas y ambas en 1959.

Kuiper, sin embargo, era ante todo un científico y si bien persistió en su negativa a aceptar la espectografía de Kozyrev mientras hubiera una duda razonable, pronto cambiaría de opinión. Con la sombra de la guerra un poco más amenazante luego de que los soviéticos derribaran en su espacio aéreo un avión espía norteamericano y exhibieran a su piloto Gary Powers en mayo de 1960, en diciembre de ese año se celebró en Leningrado la Conferencia sobre Investigación Lunar de la Unión Astronómica Internacional. Una ocasión única para el diálogo entre científicos de los bloques antagónicos, entre ellos Kuiper y Kozyrev-aunque Kuiper maniobró por todos los medios para que Kozyrev no fuera invitado. El 8 de diciembre fue la conferencia en que Kozyrev expuso sobre su observación. Luego de su conferencia los disertantes fueron los astrónomos del Observatorio de Leningrado Kalinyak y Kamionko, quienes ofrecieron una explicación alternativa a la de Kozyrev: la espectrografía mostraba gases fríos provenientes de una desgasificación natural y no gases calientes de un volcán. Luego Kozyrev exhibió a todos, incluido Kuiper, sus placas. Kuiper admitió su error: no había fraude o error, las placas eran auténticas. Claro que la explicación de Kalinyak y Kamionko encajaba con el modelo de una luna sin volcanes activos que propugnaba Kuiper-y que hoy sabemos que es verdadero. Ahora la observación de Kozyrev no era tan peligrosa y Kuiper se dio el lujo de juzgarla imparcialmente. A partir de ese momento, Kuiper sacó del “índex” la investigación de lo que conocemos como “fenómenos lunares transitorios”, al considerar posibles pequeños cambios en la geología lunar, más relacionados con afloramientos de gas (que luego fueron confirmados por distintas sondas espaciales) y no con vulcanismo activo.

Hoy sabemos un poco más, gracias a la carrera espacial entre URSS y EEUU, sobre la Luna. La mayoría de los cráteres se formaron por impactos meteoríticos, pero hay muchas muestras en el paisaje lunar de formaciones relacionadas con antiguo vulcanismo. La existencia de vulcanismo residual es una de los grandes incógnitas de los estudios lunares, así como la relación entre los “fenómenos lunares transitorios” con los afloramientos esporádicos de gas que las sondas espaciales han comprobado (y que explicarían la espectografía de Kozyrev).

Todavía no se ha podido desechar como un fraude la observación de Kozyrev. Pero tampoco se volvió a obtener una muestra espectográfica de un cambio en la superficie lunar. La observación ha quedado como una singularidad y también como un misterio. Es una muestra de lo que el famoso epistemologo Thomas Kuhn considera una “anomalía”. La ciencia no avanza acumulativamente, no hay un progreso indefinido hacia la verdad de una ciencia objetiva y desligada de todo condicionamiento externo. La ciencia avanza mediante la sustitución de un paradigma científico por otro. Esta revolución se da cuando se ha acumulado un número de anomalías tan grande que se produce una crisis. En este caso, la anomalía detectada por Kozyrev-una supuesta prueba de volcanes en la Luna-no tuvo la entidad suficiente como para poner en crisis el paradigma de la formación de los cráteres lunares por impactos de meteoritos. Y sigue ahí, como una singularidad misteriosa.

Pero la reacción de Kuiper es una perfecta ilustración de la explicación histórica de las revoluciones científicas de Kuhn-tan resistida por el positivismo ingenuo de muchos científicos. Las maquinaciones de Kuiper son una ilustración del concepto de “inseguridad profesional marcada” que provoca una anomalía y la aceptación de la espectrografía como válida cuando se encontró una explicación que no implicaba el vulcanismo muestra como la observación y la experimentación son guiadas por el paradigma en que se generan y no por la búsqueda desinteresada de una verdad atemporal.

La ciencia progresa, un hecho que no se puede discutir, pero sus caminos son tan complicados y extraños como todo lo que hace el hombre.

volcanes en la luna

El cráter del centro (costado derecho) es Alphonsus. Kozyrev pensó que en su centro había un volcán activo. Imagen tomada por los Observadores Lunares de la Asociación Entrerriana de Astronomía.

¿Rusia y EEUU estudian proyecto de estación orbital lunar?

Estacion-Espacial-Internacional-Dylan-ODonnell_CLAIMA20150708_0051_28

Fuente Imagen:

http://apod.nasa.gov/apod/ap150731.html

La corporación espacial y coheteril rusa Energia y la NASA, de EEUU, debaten el proyecto de creación de una estación orbital lunar conjunta, que podría comenzar a funcionar a finales de la próxima década, declaró Yuri Makushenko, representante de la empresa.

“Se ha desarrollado una propuesta bastante detallada de emplazamiento y explotación de una estación orbital lunar para fines de los años 2020”, informó el especialista.

Según Makushenko, “de hecho está diseñado el proyecto orbital lunar de una plataforma conceptual, la composición de sus elementos, el estimado de flujo de cargas”.

“Recientemente la NASA propuso un sistema de documentación de los proyectos, que ya se está desarrollando y existe una descripción de determinados elementos y sistemas, además de haber comenzado la discusión de las normas y periféricos, también fue determinada la órbita básica”, comentó.

Makushenko señaló que el proyecto de estación incluirá módulos habitables, de potencia y de abastecimiento vital, además de medios de transporte.

La nueva estación podría convertirse en un nudo de transporte para el mantenimiento y reparación, comunicaciones y navegación y, posteriormente, utilizarse en proyectos de lanzamientos de misiones automáticas rumbo a asteroides o hacia el planeta Marte, expresó el representante de Energia.

Fuente:

http://mundo.sputniknews.com/espacio/20160525/1060049565/rusia-eeuu-espacio.html