Los impactos de asteroides habrían suavizado la superficie lunar

Orientale_lro

La superficie lunar está plagada de cráteres de impacto, restos de las colisiones que se han producido en los últimos 4,5 millones de años. el cráter de gran tamaño de más reciente formación de la Luna, se destaca del resto. El cráter, que se encuentra a lo largo de la frontera sudoeste entre los lados cercano y lejano de la Luna, aparece como una mancha oscura rodeada de círculos concéntricos de material expulsado que llegan a más de 900 kilómetros (560 millas) desde el punto de impacto.

Los investigadores proponen que cada vez que un cuerpo de grandes proporciones impacta la Luna, las ondas sísmicas producidas por el impacto viajan por el material solido lunar sólida, produciendo sacudidas sísmicas que provocan deslizamientos y la sedimentación de la superficie.

Aunque otros cráteres tienen anillos similares, la superficie lunar que rodea la cuenca Oriental es inusualmente dura  con una concavidad reducida. Las características anómalas fueron identificadas por M. A. Kreslavsky y J. Head (de la American Geophysical Union) después de producir un mapa topográfico de la rugosidad de la superficie lunar usando observaciones del Lunar Orbiter Laser Altimeter a bordo del Lunar Reconnaissance Orbiter.

El hecho de que otros cráteres – incluso de tamaño y edad similares – carecen de características similares sugiere a los autores que mecanismos tales como la erosión o la sedimentación gravitacional no pueden explicar la anomalía. En lugar de ello, los autores sugieren que la cuenca Orientale, que se formó hace unos 3,8 millones de años, se destaca simplemente porque es el cráter más grande. Los investigadores proponen que cada vez que un cuerpo de grandes proporciones impacta la Luna, las ondas sísmicas producidas por el impacto viajan por el material solido lunar, produciendo sacudidas sísmicas que provocan deslizamientos y la sedimentación de la superficie. Ellos estiman que el impactador tendría que ser por lo menos de  100 km (62 millas) de diámetro para hacer que la sacudida sísmica sea considerable.

Por desgracia, los autores pueden tener que esperar bastante tiempo para probar su hipótesis de manera concluyente – hasta que la Luna reciba su próxima sacudida por un enorme asteroide, un evento que no se espera que ocurra en el futuro previsible.

Traducción de:

https://www.sciencedaily.com/releases/2012/07/120716163149.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s