Actividad inesperada en la Luna

151130084616_1_540x360

Charles Lue sostiene un globo lunar que muestra el reflejo del viento solar por los campos magnéticos de la corteza lunar. El reflejo más fuerte se produce en las zonas marcadas en rojo en el globo lunar. Montaje: Hans Huybrighs. Crédito: Charles Lue

El entorno espacial lunar es mucho más activo de lo que se suponía. El viento solar es reflejado por la superficie y los campos magnéticos de la corteza de la luna, lo que tiene efectos sobre los niveles de agua lunares. Así lo afirma una tesis de Charles Lue en el Instituto Sueco de Física Espacial y la Universidad de Umeå en Suecia.

El instrumento espacial sueco SARA ha medido una interacción fuerte y variada entre la Luna y el viento solar. El viento solar es un flujo continuo de plasma del Sol, que afecta a los planetas en el sistema solar y contribuye a causar auroras en la Tierra. La atmósfera lunar, por el contrario, es demasiado delgada para mostrar el mismo fenómeno y la Luna también carece de un campo magnético global para regular el viento solar. Por mucho tiempo, por lo tanto, se ha creído que la Luna absorbe pasivamente viento solar sin afectar notablemente su entorno. Ahora, sin embargo, la evidencia muestra que la superficie de la Luna, así como los campos magnéticos locales de la corteza lunar, reflejan parte del viento solar.

“Este conocimiento es de gran importancia para el ambiente espacial lunar, cuya superficie se ve afectada tanto en el lado diurno como en lado nocturno”, dice Charles Lue.

Los iones del viento solar se mueven en espirales que los pueden llevar desde el lado diurno de la Luna, donde el viento solar golpea primero, al lado nocturno. En las áreas locales con fuerte magnetismo, el flujo del viento solar se restringe en la superficie al mismo tiempo que las áreas adyacentes reciben un mayor flujo. A largo plazo, esto tiene efectos sobre la superficie de la Luna y puede, por ejemplo, tener un efecto sobre los niveles de agua en la corteza lunar.

“Los efectos pueden verse incluso en la forma de luz visible – como remolinos brillantes impresos en la superficie de la Luna”, dice Charles Lue.

El instrumento de partículas SARA (Sub-keV Atoms Reflecting Analyzer), que se desarrolló en el Instituto Sueco de Física Espacial, viajó a la Luna a bordo del satélite indio Chandrayaan-1. SARA estudió la interacción del viento solar con la Luna en 2009, y las observaciones formuladas por el instrumento ya han sido analizadas por los investigadores, entre ellos Charles Lue.

“Las observaciones nos ayudan a mapear y entender las variaciones en el entorno espacial lunar. También nos dan pistas sobre los procesos físicos involucrados y los efectos a largo plazo que tienen en la superficie lunar “, explica.

Fuente: http://www.sciencedaily.com/releases/2015/11/151130084616.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s