EL ARTE DEL DIBUJO LUNAR: BULLIALDUS Y ERATOSTHENES POR CIRO BARBERO

Desde la Sección Lunar de la LIADA somos defensores del dibujo de las observaciones lunares. Obviamente, una fotografía planetaria de la Luna es más objetiva y permite que la información registrada pueda ser usada de diversas maneras (saturación, por ejemplo). Pero la astrofotografía muchas veces crea la ilusión de que la observación visual es innecesaria, cuando un observador visual sabe que con experiencia se pueden observar más detalles que con una fotografía. El gran problema, como ya sabían los primeros selenógrafos con Hevelius a la cabeza es que el dibujo pueda dar cuenta del mayor número de detalles posible, y ahí entra en juego el arte del dibujo, arte que evidentemente maneja muy bien nuestro observador lunar Ciro Barbero, quien reporta observaciones de Bullialdus y Eratosthenes:

29/09/2015
01:30 UT
Granadero Baigorria / Argentina
El objeto plasmado es el cráter BULLIALDUS y compañía. Este cráter se encuentra en la parte
oeste del Mar Nibium y tiene una dimensión aproximadamente de 60 x 60 Km. Está acompañado por Bullialdus A y Bullialdus B, dos cráteres considerablemente mas pequeños..Como la idea era dibujar la zona, registré el cráter KONIG ( 20 x 20 km), que está un poco mas al oeste y al cráter LUBINETZKY. Éste último ya aparecía totalmente iluminado, sólo se le notaban los bordes, tal como aparece en el dibujo.

Eratóstenes y Montes Alpes. El cráter de impacto tiene un diámetro de 60 km aprox y los montes, una extensión de 900 km aprox.

19/12/2015

00:00hs UT

Granadero Baigorria / Argentina

Anuncios

Los misterios de los cráteres con rayos cerca de ser explicados: ¿Qué revelan estos patrones en expansión después del impacto de un meteorito?

Por Michelle Hampson

Traducción de: http://www.astronomy.com/news/2018/08/crater-rays

 

 

Este espectacular cráter de impacto en Marte, fotografiado por el instrumento  HiRISE de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter , se extiende a 100 pies (30 metros) y muestra un claro sistema de rayos en color mejorado.

NASA / JPL-Caltech / Arizona university

Enormes trozos de roca bombardean constantemente los cuerpos planetarios de nuestro sistema solar, dejando cicatrices de larga duración. Estos surcos, en forma de cráteres, se pueden utilizar para aprender la historia de nuestro pequeño rincón en el vasto universo, lo que llevó a los científicos a estudiar detalladamente sus características. Sin embargo, un patrón comúnmente encontrado alrededor de los cráteres ha permanecido como un enigma. Algunas veces, estos cráteres contienen rayos radiales de desechos desplegados alrededor de la zona de impacto. En el laboratorio, los científicos han tratado de reproducir estos patrones arrojando bolas en contenedores de arena o microesferas, pero han tenido poco éxito. Pero en un estudio reciente, publicado el 27 de junio en la revista Physical Review Letters, un equipo de científicos finalmente ha logrado un cierto progreso en la comprensión de cómo se forman los cráteres y su inspiración proviene de una fuente inesperada: los estudiantes de secundaria. Tapan Sabuwala de la Okinawa Institute of Science and Technology Graduate University estaba buscando en Internet videos de otros investigadores, con la esperanza de encontrar a alguien que estuviese produciendo cráteres de rayos en experimentos de espacio aislado. Aunque ninguno de los expertos lograba ese patrón, Sabuwala se encontró con un video en el que los estudiantes de secundaria producían los elegantes rayos. “Estaba muy emocionado de ver evidencia de que los patrones de rayos realmente se producen en experimentos que, al menos a primera vista, se ven muy similares a los que habíamos estado realizando”, dice Sabuwala. “Y, por supuesto, este hecho hizo igualmente confusa la causa de que los rayos se produzcan en los experimentos de los estudiantes y no en los nuestros”.

La Luna muestra varios cráteres grandes con rayos extendidos; notablemente el cráter Tycho en las tierras altas lunares del sur.

NASA / JPL / USGS

Lecciones aprendidas

La razón por la cual los estudiantes tuvieron éxito, resultó ser que no estaban “imprimiendo” la caja de arena, alisando la superficie granular antes de dejar caer sus bolas. En cambio, comenzaban con una superficie desigual, una que refleja con mayor precisión los paisajes naturales de los planetas y las lunas. Después de darse cuenta de esto, Sabuwala y su equipo se pusieron a trabajar, llevando a cabo más experimentos, pero esta vez comenzando con una superficie irregular. Usando este enfoque, finalmente obtuvieron una visión crítica de cómo se producen los rayos del cráter. El número de estos rayos depende de la relación entre el tamaño de la bola y el tamaño de las ondulaciones de la superficie; en términos de impactos de meteoritos, este es el equivalente del tamaño del meteorito en comparación con el espacio entre los valles en la superficie de la luna o el planeta afectado. La sencillez del modelo es sorprendente, dice Sabuwala. “El modelo es simplemente una cuestión de geometría y no requiere información sobre detalles como el material del que está hecha la bola o la superficie, ni la velocidad de la bola ni ningún otro detalle. Esto nos da una forma nueva y fácil de estimar el tamaño del impactador que formó un cráter con rayos”.

En simulaciones, Sabuwala y su equipo analizaron cómo los granos de arena son expulsados ​​de la superficie cuando impactan. Sus resultados sugieren que los rayos del cráter se forman debido a la interacción de una onda de choque que se genera cuando la bola (que representa un meteorito) golpea la superficie. Si la superficie es inicialmente lisa, esto crea una onda de choque similarmente lisa que dispersa los granos eyectados de manera uniforme, sin rayos. Pero con una superficie irregular, esta onda de choque se vuelve asimétrica, causando que los eyectantes se agrupen en algunas áreas y formen rayos que se extienden desde la zona de impacto. En particular, los rayos se forman cuando la bola se cruza con el borde de una pendiente en la superficie (en el caso de planetas o lunas, el borde de un valle).

El impacto de los hallazgos

Con estas nuevas ideas, el equipo pudo predecir de manera preventiva cuántos rayos se formarán en función del diseño inicial de la superficie antes del impacto. Además, podrían rastrear la fuente de rayos individuales después del impacto. John de Bruyn, un físico experimental de la Western University que estudia el flujo granular, señala que la formación de cráteres es un proceso complicado, por el cual ocurren muchas cosas diferentes en un corto período de tiempo. “Es difícil estudiar, en parte porque no podemos observar ni estudiar directamente los cráteres de impacto en el proceso de formación. Todo lo que tenemos para trabajar es lo que queda atrás, muchos millones de años después del evento real “, explica.

De Bruyn dice que, aunque se necesitan más experimentos y simulaciones para confirmar si las observaciones de Sabuwala y su equipo realmente reflejan el proceso que ocurre cuando se forman los cráteres, los datos parecen convincentes. “Sus resultados también sugieren que los cráteres con rayos tienen información sobre el tamaño de las rocas que golpearon la Luna para formar los cráteres”, dice de Bruyn. “Si podemos extraer esa información, entonces podría imaginar cosas muy emocionantes: saber más sobre el tamaño de las rocas que golpeaban la Luna hace cuatro mil millones de años nos daría mucha información sobre cómo se formó nuestro sistema solar y cómo era en sus primeros años”.

En general, el equipo obtuvo mucha información de los jóvenes estudiantes simplemente experimentando en sus areneros. Una de las lecciones aprendidas, tal vez, es que las configuraciones meticulosas en los laboratorios pueden ser demasiado “ordenadas”.

“Estamos sorprendidos por los resultados de los experimentos fortuitos, pero no por el hecho de que nuestra inspiración proviene de los estudiantes”, dice Sabuwala. “Solo enfatiza que hay muchos fenómenos científicos intrigantes a nuestro alrededor y solo necesitamos un gran sentido de la curiosidad para descubrirlos”.

Nuestras observaciones en “THE LUNAR OBSERVER” de septiembre 2018

Ha aparecido la edición de septiembre 2018 de “The Lunar Observer”, la revista de observación lunar de la ALPO (Association of Lunar and Planetary Observers). Dicha revista se puede descargar de la web de ALPO: http://alpo-astronomy.org/ y también del siguiente link:

https://drive.google.com/file/d/1CCsVDDhmOZAKh6HJxRilvfhm94P18bqz/view?usp=sharing

Ya son 38 meses consecutivos de observaciones admitidas por la revista de referencia de la selenología mundial.

En la página 12 se incluye un gráfico y un texto sobre el Mons Undest cuya traducción ya apareció en una entrada anterior.

En la sección “Focus On”, un monográfico sobre un accidente lunar específico que aparece cada 2 meses, fue incluida una imagen de Mare Serenitatis de Francisco Alsina Cardinalli (pág.9):

En la sección “Lunar topographical studies” se mencionan las siguientes observaciones (pág.20):

ALBERTO ANUNZIATO – ORO VERDE, ARGENTINA. Drawing of Mons Undest.

SERGIO BAMBINO – MONTEVIDEO, URUGUAY. Digital images of Apollo 17 region, Copernicus & waxing gibbous Moon.

JUAN MANUEL BIAGI – ORO VERDE, ARGENTINA. Digital image of Posidonius.

FRANCISCO CARDINALLI – ORO VERDE, ARGENTINA. Digital images of Agrippa, Archimedes(2), Curtis, Dawes, Mare Serenitatis, Pickering & Theophilus.

JAIRO CHEVEZ – POPAYÁN,COLUMBIA. Digital image of waxing gibbous Moon.

MAURICE COLLINS – PALMERSTON NORTH, NEW ZEALAND. Digital images of 7(2), 8, 10, 11, 13(2) & 17 day Moon, Archimedes, Aristarchus, Atlas-Hercules, Clavius, Copernicus, Copernicus-Kepler, East limb, Janssen, Mare Crisium(2), Mare Frigoris, Mare Humorum, Plato, Ptolemaeus-Alphonsus, Theophilus, Tycho & western Limb.

JOHN DUCHEK – St. LOUIS, MISSOURI, USA. Digital image of J. Herschel.

WALTER ELIAS – ORO VERDE, ARGENTINA. Digital images of Daniell(2), Plato & Proclus.

LAWRENCE GARRETT – FAIRFAX, VERMONT, USA. Digital image of Lamb A mountain.

MARCELO GUNDLACH – COCHABAMBA, BOLIVIA. Digital images of Bullialdus, Copernicus, Eratosthenes, Maurolycus & Plato(2).

RICHARD HILL – TUCSON, ARIZONA, USA. Digital images of Aristillus, Deslanddres, Fracasto-rius, Lacus Mortis, Piccolomini-Fracastorius, Theophilus & Ukert.

ALBERTO MARTOS – MADRID, SPAIN. Digital images of lunar eclipse(13).

PEDRO ROMANO – SAN JUAN, ARGENTINA. Digital images of 1st Qtr Moon.

MICHAEL SWEETMAN – TUCSON, ARIZONA USA. Digital image of Deslandres.

DAVID TESKE – LOUISVILLE, MISSISSIPPI, USA. Digital images of Apollo 17 site(3).

Y se escogieron las siguientes imágenes para ilustrar la sección (págs.21/22):

Copernicus (Sergio Babino):

 

Posidonius (Juan Manuel Biagi):

Archimedes (Luis Francisco Alsina Cardinali):

Cuarto Creciente (Jairo Chavez):

Daniell (Walter Elias)

Maurolycus (Marcelo Mojica Gundlach):

Luna en primer cuarto (Pedro Romano):

 

En la Sección “Lunar Geological Change Detection Program” (págs. 25 y siguientes) aparecen nuestras colaboraciones con este programa dirigido por al astrofísico inglés Anthony Cook cuyo objetivo es analizar reportes históricos de Fenómenos Lunares Transitorios y revisar la gradación otorgada a los mismos:

Reports have been received from the following observers for July: Jay Albert (Lake Worth, FL, USA – ALPO) observed: Aristarchus, Herodotus, Hyginus, Littrow, Mare Imbrium, Proclus, Ross D, Sinus Iridum and several features. Jerzy Bohusz (Poland – PTMA) observed and imaged the lunar eclipse. Maurice Collins (New Zealand – ALPO/BAA/RASNZ) imaged: Aristarchus, Atlas, the eastern limb, earthshine, Gassendi, Janssen, Kepler, the lunar Eclipse, Mare Crisium, Mare Humorum, Plato, Schiller, and several other features. Alexandra Cook (Spain – NAS) imaged the lunar eclipse. Collin Ebdon (Colchester, UK – BAA) observed Herodotus. Walter Elias (Argentina – AEA) imaged Daniell, Plato and Proclus. Valerio Fontani (Italy – UAI) imaged the lunar eclipse. Raffello Giunchedi and Thomas Bianchi (Italy, UAI) imaged the lunar eclipse. Maercello Gundlach (Bolivia – IACCB) imaged several features. Leonardo Mazzei (Italy – GAMP/UAI) imaged the lunar eclipse. Julien Quirin (France – SAFGA) imaged the lunar eclipse and the Moon. Franco Taccogna (Italy – UAI) imaged Herodotus, Plato, Tycho, and several features, Franco Taccogna and Matteo Diana (UAI) imaged the lunar eclipse. Helen Usher (Pic-du-Midi – Open University) videoed earthshine.

Con más detalle, en la página 27 aparece el análisis de una observación de Proclus de Walter Elias que permite excluir una observación de 1989 de la base de datos de Fenómenos Lunares Transitorios. En la página 28 una observación de Marcelo Mojica Gundlach permite revisar la gradación de un antiguo reporte de 1982 en Plato.

Mons Undest

Traducción del texto aparecido en la página 12 de la edición de Septiembre 2018 de “The Lunar Observer”

Aprovechando un momento de excelente seeing a colongitud 32.4º, pude hacer un tour por las proximidades de Lambert y detenerme en una de los picos aislados de la parte occidental del Mare Imbrium, el anteriormente conocido como “Lambert Gamma” y ahora extraoficialmente conocido como “Mons Undest”. Muy probablemente se trata de un afloramiento del anillo montañoso formado por el impacto que formó la cuenca del Mare Imbrium. En esta fase de la lunación Mons Undest brilla fuertemente, es extraño que un accidente lunar tan prominente no tenga siquiera nombre. En el momento de la observación era casi tan brillante como Mons La Hire. Al este de nuestro pico se observa las ligeras sombras de las elevaciones que forman el Dorsum Hizagy. Hay un claro contraste con el otro sistema de dorsa que aparece en la imagen, conocido como Dorsa Stille, al norte de Undest. No hay sombras solo una zona brillante que sólo pude identificar como la luz del sol iluminando las alturas de Dorsa Stille recurriendo al Lunar Chart 40 de la NASA (Timocharis). Evidentemente Dorsa Stille es más bajo que Dorsa Hizagy. Al este de Dorsa Hizagy (derecha de la imagen) se observa una pequeña colina no tan brillante como Undest pero que proyecta una sombra triangular similar. Este pico no tiene nombre, ni siquiera extraoficial. Las imágenes más espectaculares de esta zona las obtuvo en órbita la misión Apollo 15, identificada como AS15-M-1152 y AS15-M-1010, incluidas en el libro “Apollo over the Moon: a view from orbit”. Para completar un paisaje contrastante, la sombra que abarca la zona oeste pertenece a las estribaciones çdel campo de eyección del cráter Lambert.

Name and location of observer: Alberto Anunziato (Paraná, Argentina).

Name of feature: Mons Undest.

Date and time (UT) of observation: 01-26-2018  23:40 to 00:10.

Size and type of telescope used: 105 mm. Maksutov-Cassegrain (Meade EX 105).

Seeing: 8/10.

Magnification: 154X

Divulgación astronómica lunar en Popayán

Los pasados 30 y 31 de agosto nuestro colaborador frecuente y miembro de nuestra Sección Lunar Jairo Andrés Chavez Estupiñán realizó una actividad astronómica educativa con el establecimiento educativo I E. LA MILAGROSA de la ciudad de Popayan. La misma consistió en la charla EL UNIVERSO OBSERVABLE y luego una jornada de observación para el público en la que se logró visualizar diferentes objetos tales como, constelaciones, nebulosas, cúmulos estelares, estrellas, galaxias, planetas, el cometa 21P Giaconni y en especial nuestra Luna. Fueron casi 10 horas de observación , con un descanso de una hora y media (debido a las nubes). 

Felicitaciones Jairo!