La orilla noroeste de Mare Crisium

Traducción del texto aparecido en las páginas 7 y 8 de la edición de junio 2018 de “The Lunar Observer”.

Mare Crisium es, entre todos los maria lunares, el más fácil de ubicar a simple vista y, por su forma, el más reconocible como una gigantesca cuenca de impacto inundada con depósitos volcánicos. Con ojos de niño semeja un ojo inquietante cuya brillante pupila es Proclus. Nuestra imagen de la orilla noroeste a colongitud 119.1º lo muestra como un cráter más de la zona, despojado de sus espléndidos rayos brillantes tan cerca del terminador. En palabras de Peter Greggo: “Mare Crisium tiene imponentes fronteras montañosas en el oeste, cuyas caras escarpadas y filosas brillan imponentemente en la mañana” y en la imagen también podemos darnos cuenta de la altura del borde montañoso por las sombras que proyectan hacia el este. De arriba hacia abajo los cráteres que observamos en el interior del mare son: Greaves (14 km), Picard (23 km), las atas paredes que escaparon a la inundación volcánica de Yearkes,  (36 km), Yearkes E (10 km), Peirce (19 km), Swift (12 km) y en el extremo norte Cleomedes F (12 km) y Cleomedes H (6 km). Y más allá, lo que se percibe como los picos más altos de una cordillera iluminados en el borde del terminador. Cerca de Yearkes E dos pequeñas cordilleras paralelas al borde del mare reciben los nombres no oficiales de Promontorium Olivium (oeste) y Promontorium Lavinium (este) con un estrecho pasaje entre ambas cubierto por las sombras de la cordillera más occidental y en medio de las sombras lo que también no oficialmente se llama O’Neill’s Bridge (“Puente de O’Neill”), una elusiva pareidolia notada por primera vez por el amateur John O’Neill en 1953. Las limitaciones de nuestra imagen hacen las veces de un seeing mediocre y hacen ver una especie de puente de luz que une Promontorium Olivium y Promontorium Lavinium, en lo que parece un paisaje romántico salido del pincel de Caspar Friedrich o William Turner. Con buen seeing el puente desaparece y lo que se observa son dos pequeños cráteres. Promontorium Lavinium se extiende en picos más bajos hacia el norte. Esta fase de la lunación permite distinguir con claridad parte del sistema de dorsa del Mare Crisium. En un estudio reciente leemos: “La topografía del mare está dominada por un anillo de elevada topografía, cuyo borde interno está delineado por dorsa concéntricos a la cuenca”. Mare Crisium, como Mare Imbrium y otros maria, alberga un mascon (por mass concentration), una anomalía gravitatoria positiva “que se cree resultado de una combinación de la carga del mare dentro con un elevado, superisostático límite corteza-manto por debajo, un mascon lunar es el resuultado de la excavación por impacto, el colapso del cráter y el posterior ajuste isostático lento de la cuenca resultante”. El mascon aparece estructuralmente ligado a un “ring-fault system”, estas fallas de empuje, de acuerdo al estudio citado, penetran hasta 20 kilómetros de profundidad, hasta la litósfera, mucho más abajo que la base de los depósitos volcánicos que formaron Mare Crisium. Esta estructura debajo de la superficie se corresponde con las formas tectónicas desarrolladas posteriormente en la superficie: los dorsa concéntricos con el perímetro de la cuenca de impacto. En la imagen vemos claramente el dorsum concéntrico Oppel, pero también dorsa radiales. Estos dorsa probablemente se formaron por las tensiones de carga de los depósitos volcánicos del mare, y por eso serían posteriores a los dorsa concéntricos.

Bibliografía:

Greggo, Peter (2005): “The moon and how to observe it”, Springer. (page 143).

Byrne, Paul et al. (2015): “Deep-seated thrust faults bound the Mare Crisium lunar mascon”, Earth and Planetary Science Letters 427 (page 183).

 

Name and location of observer: Alberto Anunziato (Oro Verde, Argentina).

Name of feature: Peirce.

Date and time (UT) of observation: 02-03-2018 05:48

Size and type of telescope used:  280 mm. Schmidt-Cassegrain (Celestron

CPC 1100).

Filter (if used) : None.

Medium employed (for photos and electronic images): Canon Eos Digital Rebel XS.

Anuncios

Observaciones lunares desde San Juan en el marco del Taller Astrónomico “Galileo” en el Colegio Don Bosco

Las siguientes imágenes pertenecen al Taller astronómico “Galileo” que se desarrolla en el colegio Don Bosco de San Juan, abierto a la comunidad, gratuito y sin límite. El taller funciona todos los sábados a partir de las 9.30 hs (parte teórica) y las observaciones en el patio del colegio se realizan los viernes a partir de las 20 hs. En el segundo encuentro de dicho taller, el 24 de mayo, se realizaron observaciones lunares y las imágenes que se acompañan fueron el resultado, obtenidas con un telescopio Hoken D110 ,F500 con montura ecuatorial manual EQ2 y una CCD ZWO Asi 120 color. Las observaciones se proyectaron a pantalla con un proyector multimedia, acompañando las explicaciones del docente, el Ingeniero Pedro Humberto Romano.

¡Nuestras felicitaciones por tan interesante proyecto y estupendas imágenes!

 

 

Resuelven un misterio lunar con la ayuda de cintas de datos lunares perdidas

POR AMELIA ORTIZ

11/6/2018 de Phys.org / Journal of Geophysical Research: Planets

Fuente:

https://observatori.uv.es/resuelven-un-misterio-lunar-con-la-ayuda-de-cintas-de-datos-lunares-perdidas/

 

El astronauta Harrison Schmitt utiliza una pala ajustable para tomar muestras lunares durante la misión Apollo 17 en diciembre de 1972. Nuevas cintas de datos lunares restauradas demuestran que la actividad de los astronautas de las misiones Apollo calentó ligeramente la superficie de la Luna. Crédito: NASA.

Tras ocho años pasados recuperando datos lunares perdidos de las misiones Apollo, un equipo de científicos anuncia en un estudio nuevo que han resuelto un misterio relacionado con el ligero calentamiento del subsuelo lunar durante la década de 1970.

Los científicos se preguntaban acerca de la causa del calentamiento que se produjo poco después del inicio de las misiones Apollo, cuando los astronautas desplegaron sondas por la Luna para medir el calor procedente de su interior.

Las cintas de datos recuperadas por los científicos vienen a rellenar un hueco en los registros correspondiente a los años 70 y han ayudado a los investigadores a individuar el origen del calentamiento, identificándolo con los propios astronautas.

Los astronautas perturbaron el suelo de la superficie lunar al caminar y conducir su todoterreno sobre él. Como resultado, la Luna reflejó menos luz del Sol hacia el espacio, lo que elevó la temperatura de la superficie lunar en 1-2 grados Celsius en los lugares afectados. Esto demuestra que será casi imposible desplegar astronautas o instrumentos en la Luna sin perturbar el ambiente de su superficie, y esta información podría ser valiosa para futuras misiones lunares.

Estupendo Mare Crisium desde Montevideo.

Mare Crisium es uno de los maria lunares más reconocibles, una de los accidentes lunares de morfología más compleja (dorsa, relieve montañoso, mascon central) y uno de los más misteriosos, con recurrentes Fenómenos Lunares Transitorios reportados.

Así lo observó nuestro colaborador Sergio Babino desde Montevideo:

Name and location of observer:      Sergio Babino, Montevideo Uruguay

Name of feature:  Mare Crisium

Date and time(UT) of observation:  24-09-2017: 22:18

Size and type of telescope used:   William Optics Gtf81, 81mm F6.6

Mediun Employed: Cámara  Zwo174MM

Agradece a la Luna la prolongación del día terrestre

Por Amelia Ortiz

Fuente:

https://observatori.uv.es/agradece-a-la-luna-la-prolongacion-del-dia-terrestre/

University of Wisconsin–Madison / Proceedings of the National Academy of Sciences

Durante su viaje a Júpiter en 1992, la nave espacial Galileo tomó imágenes de la Tierra y la Luna. Dos imágenes distintas han sido combinadas para generar esta panorámica. Crédito: NASA/JPL/USGS.
Para cualquiera que haya deseado alguna vez que el día tuviera más horas, los geocientíficos tienen buenas noticias: los días en la Tierra se están alargando.
Un nuevo estudio que reconstruye la historia profunda de la relación entre nuestro planeta y la Luna demuestra que hace 1400 millones de años un día en la Tierra duraba poco más de 18 horas.  Esto se debía, al menos en parte, a que la Luna estaba más cerca y cambiaba el modo en que la Tierra giraba alrededor de su eje.
“A medida que la Luna se aleja, la Tierra se comporta como un patinador que frena al extender sus brazos hacia afuera”, explica Stephen Meyers (Universidad de Wisconsin-Madison).
El nuevo estudio describe una herramienta, un método estadístico, que relaciona la teoría astronómica con la observación geológica (llamada astrocronología) para estudiar el pasado geológico de la Tierra, reconstruir la historia del Sistema Solar  y comprender el cambio climático en la antigüedad conservado en el registro de las rocas.

La inusual roca en el pico central de Tycho

Crédito de la imagen principal: NASA, Arizona State U., LRO; Parte superior: NASA, Arizona State U., LRO; Parte inferior: Gregory H. Revera

Explicación: ¿Por qué hay una roca grande cerca del centro del pico de Tycho? El cráter Tycho es uno de los accidentes lunares más fáciles de ver, visible incluso a simple vista (recuadro inferior derecho). Pero en el centro de Tycho (recuadro superior izquierdo) hay algo inusual: una roca de 120 metros. Esta roca fue fotografiada a una resolución muy alta al amanecer, en la última década, por el Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO). La principal hipótesis de origen es que la roca fue arrojada durante la tremenda colisión que formó el cráter Tycho hace unos 110 millones de años, y por casualidad volvió a caer cerca del centro de la recién formada montaña central. Durante los próximos mil millones de años, los impactos de los meteoritos y los terremotos lunares deberían degradar lentamente el centro de Tycho, lo que probablemente provoque que la roca central ruede 2000 metros hasta el  suelo del cráter y se desintegre.

Traducción de la Astronomical Picture of the Day del 7 de amyo de 2018.

Fuente:

https://apod.nasa.gov/apod/ap180507.html